Cristina Pedroche en DiverXo con su padre, madre y pasa esto (¡ojo al vídeo!) | Instagram

Cristina Pedroche calla (“¿El libro de reclamaciones?”): lío en StreetXo (y de los gordos)

stop

La colaboradora de 'Zapeando' y David Muñoz de nuevo en el centro de la polémica

19 de abril de 2018 (14:58 CET)

No todo es de color rosa en la vida de Cristina Pedroche. Pese a estar en un momento de forma brutal, triunfando a nivel profesional y personal, la de Vallecas tiene una espinita clavada. Y es de las gordas.

Por suerte (o no) para ella, todo gira en torno a su marido. En concreto a las durísimas críticas que está recibiendo últimamente David Muñoz por sus platos en su restaurante de Londres, StreetXO Londres.

El lío en StreetXO

Y es que hoy en día todo se sabe. Con la llegada de internet, las críticas a los distintos restaurantes ya no se quedan en el olvido. No. Tiene una repercusión que antes no tenían.

Y claro, si se trata de un local regentado por David Muñoz, es aún mayor. Y más si viene de parte de una periodista con mucho nombre en Inglaterra, Fay Maschler, que se quedó a gusto con su crítica en el London Evening Standard.

En cuanto a la comida, Maschler escribió que algunos platos eran como “animales muertos de Jackson Pollock dispuestos en una hoja de papel”. “Es un tipo de cosa de carne que parece comida para gatos”.

Y no se quedó ahí. Tampoco le gustó la indumentaria de los camareros, que describió como “camisas de fuerza”, ni el volumen de la música que “hacía imposible mantener una conversación”.

“Chulo, prepotente y mal educado”. Pedroche tiene un lío en StreetXo

El lío con el libro de reclamaciones

El caso es que tampoco en sus locales de Madrid la cosa acabar de funcionar. De hecho, algo está ocurriendo en los últimos meses ya que comentarios como “soso, ruidoso, caro y escaso”, “me siento estafada”, “decepcionante”, “mala experiencia”, “estafa”, “caro”,  “mala relación calidad-precio”, “con cara de memos” o “crea fama y échate a dormir” son un habitual en las webs especializadas.

Unas críticas que, cuando los comensales quieren dejar por escrito en el libreo de reclamaciones, parece que tiene más de un problema.

Así lo explica uno de los comensales en TripAdvisor: “Pedimos en varias ocasiones y de forma totalmente respetuosa el libro de reclamaciones. Supongo que les debe molestar bastante más que las continuas críticas recibidas por este foro, porque intentaron varias estrategias para evitar que escribiéramos en él. Por fatiga, finalmente lo consiguieron”.

Mal asunto para un David Muñoz que, o bien reconduce su cocina y vuelve a apostar por aquello que lo hizo único o, al menos teniendo en cuenta este tipo de comentarios, la cosa se puede poner muy fea

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad