Cristina Pedroche y David Muñoz  | Instagram

Bestiales ataques a Cristina Pedroche (“No se lo come ni mi perro”): sale la basura de David Muñoz y StreetXo

stop

El lío en las redes con los restaurantes del polémico chef

11 de marzo de 2019 (14:00 CET)

​Cristina Pedroche y David Muñoz están preocupados. O al menos deberían estarlo. Y es que en los últimos meses las críticas negativas a dos de los restaurantes del polémico chef van en aumento. En concreto, los dos más ‘callejeros’, StreetXo Madrid y StreetXo Londres.

De hecho, no es ningún secreto que los dos suelen viajar al menos una vez al mes a la capital inglesa para supervisar el negocio. Un negocio que, ojo, ya hace tiempo que se está torciendo.

Cabe recordar que hace un tiempo fue David el que tuvo que comprar buena parte de las acciones de los inversores iniciales del proyecto. Viendo como andaban las cosas, muchos apostaron por dejar de participar en StreeXo, y David asumió todo ese capital. Una apuesta muy arriesgada viendo los bestiales ataques que está recibiendo últimamente.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Avec Classe 👌🏽 #streetxo #streetxomadrid #madrid #madridrestaurants #weekend #dabizmuñoz #saturday

Una publicación compartida de StreetXO Madrid (@streetxo_madrid) el

Los ataques a StreetXo

Y es que son varios los comentarios en portales especializados que dejan por los suelos a StreetXo. Obviamente la gran mayoría de las críticas son positivas, pero ojo porque las negativas están ganando peso.

Una vez dentro empieza el estrés. Música estresante, camareros guionizados, taburetes incómodos.....Sobre la materia prima no puedo valorarla porque el cilantro y el exceso de pique eclipsaban el producto totalmente”, “Un McDonald’s para pijos, no volvería ni a punta de pistola” o “No se lo come ni mi perro” son algunos de ellos.

Pero ojo porque no se queda ahí la cosa: “resumiré el nombre de los platos porque se tarda más en pedirlos que en comerlos: pan (brioche grasoso y sabor fritanga) vieiras (que estropicio, su sabor a mar no aparece debido a la nefasta combinación ) y luego venía el bacalao pero van y presentan la lasaña de vaca vieja (que debía haberse hecho tratamiento de silicona porque encontramos un plástico entre la carne picada”, comentan un disgustado comensal.

Hay quien también se queja de las largas esperas y la pésima gestión: “Hacer cola en las escaleras de un centro comercial en un sitio en el que vas a pagar 60€ por cabeza es penoso” o “Sentí que había cenado en diez minutos después de estar más de una hora esperando” resumen perfectamente el malestar de parte de su clientela. Un lío muy feo que saca la basura de StreetXo. Eso sí, conociendo a David y su voluntad inquebrantable de mejora, seguro que le acaba poniendo remedio.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad