Vip Fast Pass, o cómo ser una estrella y pasar desapercibida por el aeropuerto

stop

Los jugadores y directivos del Barça encabezan el selecto sector del deporte de élite que utiliza estos exclusivos servicios en Barcelona

Leo Messi, con la expedición del Barça entre el tumulto de un aeropuerto comercial | Archivo

30 de diciembre de 2012 (20:36 CET)

Ser famoso y poder viajar en un avión comercial sin que nadie se entere no es tarea fácil. Cada vez son más los deportistas de élite y directivos de las más prestigiosas entidades deportivas que tienen la necesidad de pasar desapercibidos en sus desplazamientos y, lo que es más importante, sin perder tiempo en colas y controles de seguridad. Por este motivo, los aeropuertos de El Prat y Barajas han incorporado el denominado servicio Vip Fast Pass, gestionado por la empresa GIS Trade Center. Su finalidad consiste en garantizar a sus clientes la máxima discreción, rapidez y seguridad, haciendo del paso por el aeropuerto un mero trámite sin esperas.

Deportistas de primer nivel mundial, como Pau Gasol o la mayoría de jugadores del Barça en sus desplazamientos de equipo, así como algunos de sus directivos hacen uso de este servicio en Barcelona, según han revelado a Diario Gol fuentes ajenas a GIS Trade Center. Especialmente, los futbolistas suramericanos, entre los que destacan Leo Messi, Javier Mascherano y Dani Alves que, como Gasol, se suelen servir del Vip Fast Pass en sus desplazamientos al continente americano. La aviación privada (única opción alternativa que garantiza máxima privacidad) tiene unos costes que se multiplican en vuelos de larga duración. De modo que, en esos casos, sale más económico tomar un avión comercial (el que coge la gente de a pie) que un jet o vuelo chárter, cuya hora de avión nunca baja de 3.000 mil euros.

Comodidades

Como en la aviación ejecutiva, los deportistas solamente suponen un 5% de la clientela del servicio Vip Fast Pass. "La mayor parte son hombres de negocios, ejecutivos, altos cargos o empresarios que, más que privacidad, buscan perder el menor tiempo posible", aseguran a Diario Gol desde el departamento de comunicación de GIS Trade Center. "Nos hacemos cargo de recoger sus maletas, del check-in, de la tarjeta de embarque y de cualquier petición que nos hagan. En cuanto a los controles, se hacen en una sala privada a la que se acerca el personal de seguridad", comentan sobre la labor que desempeñan.

El Vip Fast Pass nace de la unión de dos servicios exclusivos como son el Meet&Assist (recepción y acompañamiento al cliente durante su paso por el aeropuerto) y el Fast Track (pase rápido por el filtro de seguridad del aeropuerto). Sin embargo, engloba muchas otras facilidades. La más destacada es el transporte del cliente hasta el pie del avión. Un aspecto que solamente está incluido en el servicio exclusivo, que se diferencia del clásico en ese detalle y en la disponibilidad del cliente de un lounge privado o sala Vip donde poder relajarse antes o después del viaje.

Exclusividad

A diferencia de lo que ocurre con la aviación privada, el Vip Fast Pass entiende de ofertas y, por tanto, los precios varían en función de las personas que tomen el servicio: un cliente que contrata la gama clásica paga 175 euros, mientras que cuatro personas pagan un total de 375 euros. A partir del quinto, todos pagan 90 euros. El servicio exclusivo es sensiblemente más caro: una sola persona desembolsa 235 euros, pero en el caso de ser cinco o más, la tarifa es prácticamente igual a la del servicio clásico: 100 euros por cabeza. Tanto en Barcelona como en Madrid, el servicio va in crescendo, en proporción al año pasado.

La aviación corporativa, en cambio, tiene unos precios inamovibles en función del modelo de avión y su número de ocupantes, y varía en función de la duración del trayecto. Otra distinción es que, en este caso, el avión es privado, exclusivo para los clientes que lo alquilan. Además, sale de una terminal distinta, dedicada solo a la aviación privada, y es el avión el que se adapta al horario del pasajero, y no al revés. El Vip Fast Pass solamente es una forma de tomar el mismo avión que puede tomar cualquier persona, haciendo un recorrido alternativo, sin esperas, con algunas comodidades y con la posibilidad de ser llevado y recogido a los pies del avión.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad