Villar y cuatro directivos de la Federación Española de Fútbol, imputados por desvío de fondos

stop

El presidente de la RFEF se niega sistemáticamente a declarar sus ingresos como vicepresidente de la FIFA y de la UEFA

Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol / Archivo

19 de diciembre de 2012 (17:55 CET)

Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), se niega sistemáticamente a declarar sus ingresos como vicepresidente en la FIFA y en la UEFA. La justicia española le investiga a él y a otros cuatro directivos de la RFEF por "indudable" desvío de fondos. La Audiencia Provincial de Madrid ha reabierto el 'caso Federación' por la utilización de dinero del organismo para costear viajes privados.

La Audiencia Provincial ordena al Juzgado de Instrucción nº 47 que siga instruyendo el procedimiento, archivado desde 2010 por el juez Adolfo Carretero. Ahora se tramitará "exclusivamente" el apartado referente a la "utilización de fondos de la RFEF para costear viajes privados". También, "en lo que se refiere a la justificación de partidas de la cuenta de caja relativas a dietas y gastos de viajes" con motivo del Mundial de Corea y Japón, en 2002.

Casi 25.000 euros en viajes

La reapertura se produce después de que Javier Tebas, vicepresidente segundo de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), apelara contra el archivo del 'caso Federación'. El propio Tebas denunció a los directivos de la RFEF en 2003 por presuntos deliitos de apropiación indebida, administración desleal y falsedad documental.

El caso se reabre para aquellos imputados que ocupaban un cargo en la RFEF en 2002: Ángel Villar; el ex vicepresidente Juan Espino Navia; el vicepresidente económico, Juan Padrón; el administrador general, José María Castillón, y el ex directivo Antonio Borrás del Barrio. Espino estaba acusado de cargar al ente federativo viajes particulares por importe de 7.655 euros; Borrás, por importe de 7.793 euros; Castillón, por 8.750 euros, y Padrón, por 24.190 euros. Además, se sospecha que Villar dejó de pagar unos 70.000 euros al Estado entre 1998 y 2003 por sus ingresos de la FIFA y de la UEFA.

Justificación deficiente

Asimismo, la reapertura del caso está justificada por un informe de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT). Según Hacienda, la justificación de los gastos por viajes "es deficiente", "caótica" y con "un retraso de años".

"No estaba previsto que tales desembolsos fueran luego a ser reintegrados al patrimonio de la Federación", expone el auto. La Audiencia asegura que algunos imputados abonaron los gastos a la RFEF "de forma precipitada y desordenada" cuando la prensa dio a conocer estos datos. "Conocían que el abono de esos gastos por la Federación era cuando menos irregular". Pueden haber incurrido en un delito de "apropiación indebida o en un delito societario de administración desleal".

Villar, 'forrado' a costa de la selección

Mientras, Villar se aprovecha de los éxitos de 'la Roja' para incrementar su patrimonio. Solo por presidir la RFEF cobra unos 150.000 euros anuales. Además, posee numerosos inmuebles: el domicilio familiar en el barrio de Salamanca de Madrid (150.253,03 euros), dos pisos en la Gran Vía de Bilbao (uno de ellos le costó 1.622,73 euros en 1979), un chalet en Santo Domingo de la Calzada (La Rioja, por 1.202,02 euros en 1968), una casa en Altea (Alicante, 24.040 euros), un ático en Marbella (95.382,6 euros) y una casa adosada en Estepona (150.253,03 euros), entre otras posesiones. Las dos últimas las compró, precisamente, en 2002.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad