Villar se 'forra' con la 'Roja'

stop

El presidente de la Federación Española de Fútbol, que factura 35 millones anuales por publicidad, gana 150.000 euros brutos, el doble que Rajoy

Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol / Archivo

10 de diciembre de 2012 (17:21 CET)

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) vive en la abundancia. Los éxitos de la Roja, actual campeona de Europa y del mundo, han multiplicado los ingresos del máximo organismo del fútbol español, que actualmente ingresa unos 35 millones de euros por acuerdos de publicidad e imagen, una cantidad muy superior a los 15,1 millones percibidos en 2009. Desde 2010, además, la RFEF ha cobrado unos 22 millones de euros por los 10 partidos amistosos que ha disputado la selección en México, Argentina, Portugal, Estados Unidos, Venezuela, Italia, Inglaterra, Costa Rica, Puerto Rico y Panamá. Un próspero negocio gestionado por Ángel María Villar, presidente desde 1988.

Villar (Bilbao, 21 de enero de 1950), controla desde su privilegiada atalaya el gran auge del fútbol español. Persona muy discreta, leal, aficionada a la lectura y católico ferviente, dirige con discreción y mano dura la RFEF, bajo sospecha por presuntas irregularidades económicas y graves deficiencias en el control de la gestión y las subvenciones que fueron denunciadas por el anterior Gobierno del PSOE. Por el contrario, tiene una buena sintonía con los dirigentes del Partido Popular.

También cobra de la UEFA y la FIFA

El sueldo de Villar, ex futbolista del Athletic e internacional con la selección española en 21 ocasiones, duplica el que percibe el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Desde 2010, gana 150.000 euros brutos como presidente de la RFEF. Villar, vicepresidente de la UEFA y de la FIFA, también cobra de ambas instituciones, ingresos que no declaraba a Hacienda. Tampoco los 3.000 euros que percibía como gastos de representación por sus cargos.

Villar también dispone de un gran patrimonio inmobiliario. Según publicó El Diario Vasco, tiene su domicilio familiar en el barrio de Salamanca de Madrid, dos pisos en la Gran Vía de Bilbao, un chalet en Santo Domingo de la Calzada (La Rioja), una casa en Altea, un ático en Marbella y una casa adosada en Estepona, entre otras posesiones.

Asumió una deuda de 1,5 millones de la FCF

Villar, que fue uno de los fundadores y vicepresidente de la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles), controla la mayoría de federaciones territoriales. La sumisión de la Federació Catalana de Futbol (FCF) a su persona es total desde que la RFEF asumió, en marzo de 2012, una deuda de 1,5 millones de euros que la FCF tenía por la mutualidad de sus futbolistas. Desde entonces, el presidente Andreu Subies se ha desmarcado de las reivindicaciones a favor del reconocimiento internacional de la selección catalana y pactó la disputa de un único partido anual durante las fiestas navideñas. En el pasado, también obtuvo la bendición del fútbol catalán cuando subvencionó la Ciudad Deportiva Olimpia de Sabadell en un negocio en el que también intervino Manuel Bustos, alcalde de Sabadell que ha renunciado temporalmente al cargo tras ser imputado en la Operación Mercurio.

La RFEF, actualmente, no percibe subvenciones del CSD, pero en los últimos años ha sabido articular una poderosa red de sponsors (Cruzcampo, Iberdrola, Movistar, Banesto, Adidas, Santa Mónica, Cepsa, Nissan, Pelayo y Tourline Express son patrocinadores oficiales) que explica su actual bonanza financiera. El ente, además, ingresó unos 30 millones de euros por ganar el Mundial de Suráfrica y 23 millones más por la Eurocopa de Polonia y Ucrania. Las primas pagadas a los futbolistas ascendieron a 14 millones de euros en 2010 (cada jugador percibió 600.000 euros) y a siete millones de euros en 2012 (300.000 por jugador). El balance es muy positivo y el próximo negocio de Villar pasa por Catar. Por los tres millones de euros que ofrece su Federación por un amistoso de la Roja contra Uruguay.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad