Villar rompe su estrecho vínculo con Santa Mónica Sports

stop

La RFEF rescinde el contrato con la cesionaria en exclusiva de sus derechos audiovisuales

star wars ana_284x174

25 de febrero de 2013 (22:45 CET)

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha terminado su vinculación con Santa Mónica Sports. En una reunión encabezada por el presidente Ángel María Villar, celebrada este lunes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, la Junta Directiva de la RFEF "ha decidido ratificar por unanimidad la decisión adoptada el pasado 22 de febrero de 2013, de rescindir el contrato con el Grupo Santa Mónica Sports, referido a la cesión en exclusiva de los derechos audiovisuales de 11 de julio de 2007, por incumplimiento de dicha entidad". 

De este modo, la RFEF rescinde un contrato que tenía vigencia hasta el próximo 31 de diciembre de 2014, después de ser prolongado por cuatro años a finales de 2010. En virtud de dicho acuerdo, la federación presidida por Villar recibía unos ocho millones de euros fijos al año más un porcentaje de los ingresos publicitarios que, ahora, dejará de obtener. El motivo de la ruptura es un "incumplimiento" contractual por parte de Santa Mónica, del que no se dan más detalles.

Ocho millones al año

La relación entre la RFEF y Santa Mónica Sports, cesionaria en exclusiva de los derechos audiovisuales de la selección española de fútbol así como de la AFA (Asociación de Fútbol Argentino), se remonta a julio de 2007. Tiempos oscuros para la vigente campeona del mundo y de Europa por partida doble. Entonces, la Federación ni siquiera aspiraba a vivir en la abundancia que actualmente la rodea y el acuerdo por los derechos audiovisuales que firmó con Santa Mónica fue una inyección no solo de capital sino de moral muy importante. Especialmente para Villar, cuya continuidad como presidente estaba en entredicho.

Cuatro años después de aquél acuerdo, las cosas habían dado un giro radical en el seno de la casa del fútbol español. Con las copas de campeones de Europa (2008) y del Mundo (2010) en las vitrinas, las perspectivas financieras de la RFEF eran prometedoras. Los ocho millones que ofrecía Santa Mónica por la exclusividad audiovisual de la selección de moda fueron igualados y ligeramente superados por la compañía Sportfive, que quería un contrato por seis años a razón de unos 50 millones.

Favor incumplido

Sin embargo, Villar quiso mantenerse fiel a la empresa que apostó por la RFEF cuando las cosas no iban tan bien, y renovó el contrato con Santa Mónica hasta 2014. Fue la manera de devolverle el favor a Jesús Samper, presidente de Santa Mónica Sports, que en aquél entonces se vio implicado en el ‘Caso Umbra'. Un favor que ha durado dos años y dos meses y que no se terminará de cumplir debido a un supuesto "incumplimiento" contractual.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad