Vilanova puede superar al mejor Barça de Guardiola

stop

El equipo azulgrana sólo había ganado una vez los tres primeros partidos de Liga con el anterior técnico

El técnico azulgrana, durante un partido / EFE

10 de septiembre de 2012 (11:13 CET)

Tito Vilanova remarcó que perdería todas las comparaciones con Pep Guardiola. Aquel Barça ganó los primeros seis títulos que disputó, todos en 2009, y el actual ya ha perdido la Supercopa de España. En la Liga, sin embargo, el actual equipo puede igualar y superar el mejor registro de la era Guardiola: seis victorias en las primeras seis jornadas. En las otras temporadas, nunca ganó el Barça los tres primeros partidos de Liga.

En la temporada 2009-2010, el Barça solventó las primeras jornadas de Liga con bastante suficiencia. Con victorias ante el Sporting (3-0), el Getafe (0-2), el Atlético de Madrid (5-2), el Racing (1-4), el Málaga (0-2) y el Almería (1-0). En el séptimo partido empató en Valencia (0-0).

El Barça actual, de momento, ha ganado los tres primeros partidos de Liga. Ha goleado a la Real Sociedad (5-1) y ha sufrido ante Osasuna (1-2) y Valencia (1-0). Sus próximos compromisos son contra el Getafe (como visitante), ante el Granada (en casa) y en el campo del Sevilla. En la séptima jornada recibe al Real Madrid. De lograr el 'pleno al siete', no sólo mejoraría al mejor Barça de Guardiola sino que abriría una enorme brecha respecto al equipo de Mourinho. Actualmente, la distancia es de cinco puntos, impensable hace tres años.

Innovaciones tácticas

Con Guardiola, no obstante, el Barça parecía un equipo más fiable. En las primeras seis jornadas marcó 17 goles (2,8 por partido) y sólo encajó 3 (0,5 de media). El Barça de Vilanova, en cambio, tiene unos números más discretos: 8 goles a favor (2,6 de media) y 2 en contra (0,6). Ante el Madrid, en la Supercopa, marcó y encajó 4.

En la temporada actual, el Barça ha introducido más innovaciones tácticas que hace tres años. Vilanova, por ejemplo, ha adelantado a Sergio Busquets unos metros y cuenta con dos laterales muy profundos: Alves y Jordi Alba o Adriano. Guardiola, en cambio, compensaba la proyección ofensiva de Alves con la contundencia defensiva de Abidal, que se recupera actualmente del trasplante de hígado al que fue sometido el pasado mes de abril. Y en los momentos críticos, Guardiola el anterior entrenador apostaba por un 3-4-3 muy ofensivo, mientras que Vilanova es más partidario de alternar el 4-3-3 con el 4-2-3-1 que aplican la mayoría de los  equipos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad