Vilanova dice que el Barça-Madrid sólo debe ser un partido de fútbol

stop

Eltécnico azulgrana dice que los temas políticos deben descutirse en otros sitios y se muestra precavido sobre la reaparición de Piqué

Vilanova, en la sala de prensa del Camp Nou el día antes del Barça-Madrid / EFE

06 de octubre de 2012 (21:21 CET)

Tito Vilanova, entrenador del Barça, pidió que no se politizara el partido que su equipo disputará contra el Real Madrid. "Este domingo sólo se juega un partido de fútbol", comentó el técnico azulgrana. "Los temas políticos se discutirán en otros sitios. Esto es deporte y nada tiene que ver con la política", recalcó Vilanova en la rueda de prensa del sábado.

El técnico del Barça intentó rebajar la gran carga política que ha rodeado al partido durante los últimos días. Vilanova, no obstante, asumió que el Camp Nou se llene de banderas catalanas e independentistas. "Banderas catalanas siempre ha habido. Cuando vamos a otros campos vemos otros tipo de banderas y no pasa nada", destacó el entrenador de Bellcaire d'Empordà.

No es partidario de infiltrar a Piqué

Vilanova desea que el partido transcurra con normalidad, sin las tensiones de las últimas temporadas. Tácticamente espera a un Madrid parecido al de las últimas visitas al Camp Nou, más tensionado si cabe por estar a ocho puntos del Barça en la clasificación: "En estos partidos nunca hay un favorito, pero aunque ganemos sería muy pronto para decir que la Liga está decidida. Hace cuatro años nos pusimos a 12 puntos en la jornada 15 y tuvimos que ir a ganar al Bernabéu para conquistar la Liga. El Madrid tiene una plantilla buenísima en la que ha gustado muchos más millones que nosotros".

Comedido en sus análisis, a Vilanova le preocupa especialmente el estado físico de Piqué. El defensa internacional se entrenó el sábado con sus compañeros. Tocó balón, pero el técnico no decidirá hasta el domingo por la mañana si adelanta su incorporación o no al equipo. Esta opción, sin embargo, no entusiasma al entrenador del Barça: "La decisión de si tenemos que arriesgar o no la tomaremos el domingo por la mañana. Veremos cómo se ha recuperado muscularmente, pero lleva varios días parados y no soy partidario de infiltrar a losjugadores por las consecuencias que puede comportar. No se puede ir contra la naturaleza".

El reto de las siete victorias consecutivas

Vilanova deberá resolver si juega o no Piqué. También deberá decidir si mantiene el mismo guión de los últimos partidos (actuar con dos extremos muy abiertos) el día que Iniesta podría reaparecer visto el gran rendimiento de Cesc Fàbregas ante el Sevilla y el Benfica. Un última cuestiona que parece motivarle más es pasar a la historia como el primer técnico del Barça que gana los primeros siete partidos de Liga. En Sevilla, igualó a Cruyff, Van Gaal y Guardiola. El domingo puede superarlos y, de paso, dejar a 11 puntos al Madrid. Retos suficientemente atractivos para centrarse en temas meramente deportivos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad