Vicenç Pla da una tregua a Joan Laporta por el bien del Barça

stop

El socio que pide la ejecución de los avales actuará cuando la temporada esté sentenciada

05 de marzo de 2013 (11:42 CET)

El socio del Barça Vicenç Pla, demandante de Joan Laporta y de siete exdirectivos por su gestión económica al frente del club, tampoco pedirá por ahora la ejecución de los avales de la junta saliente cifrados en 23 millones de euros. Pla actuará a final de temporada para evitar distraer al equipo, después de que Sandro Rosell y Toni Freixa, presidente y portavoz del Barcelona respectivamente, afirmasen que no están legitimados para pedir la ejecución de estos avales.

Pla, que el 18 de febrero dio un plazo de 20 días a Rosell para pedir responsabilidades a la junta de Laporta, recibió la respuesta oficial de parte del director general del Barcelona, Antoni Rossich, informa Mundo Deportivo. Por eso, y como había amenazado, será él el que llegue hasta el final del proceso. Lo hará, sin embargo, a final de temporada. La semana que viene se reunirá con sus abogados para planificar los siguientes movimientos.

Cambio de discurso

Laporta, que aplazó una comparecencia en público para evitar interferir en el delicado momento deportivo que atraviesa el equipo, tenía una petición para presentar los avales de forma voluntaria. El Tribunal Supremo ratificó la sentencia contra su Junta por la que deben responder por esos 23 millones de euros, correspondientes al 15% del presupuesto que el Barcelona aprobó para la temporada 2006-2007.

En la anterior comparecencia, Toni Freixa explicó que "se trata de una sentencia firme en la que no se puede discutir su contenido y que resuelve definitivamente el cómputo del mandato de la directiva anterior de ocho años". "La sentencia condena a los demandantes a presentar una garantía, no a pagar. Les condena a cumplir la ley y el FC Barcelona espera y confía en obtener esta garantía. No renunciamos a ella porque el club, como beneficiario de esta garantía, tiene un derecho", añadió.

El papel de Rosell

Un mes después, Sandro Rosell cambió el discurso oficial: "No tenemos ninguna legitimación para ejecutar los avales. La legitimidad corresponde al socio Vicenç Pla, pero la tendencia mayoritaria de la junta directiva sería la de no ejecutar esta sentencia si fuera una competencia nuestra", sentenció.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad