Vettel minimiza daños y aguanta el pulso de Alonso

stop

El asturiano solo recorta tres puntos al alemán, tercero en una carrera épica que ganó Raikkonen

Vettel riega en champán a Alonso tras una victoria

04 de noviembre de 2012 (17:01 CET)

Coches de seguridad, remontadas heróicas, estrategia, accidentes, adelantamientos, reencuentros con la victoria... El espectacular circuito de Yas Marina acogió este domingo la carrera con mayúsculas del Mundial que, pese a apretar un poco más la lucha por el título, refuerza la candidatura de un Sebastian Vettel, que no dio tregua a la gran actuación de Fernando Alonso. El asturiano, segundo por detrás de Kimi Raikkonen, solo pudo recortar en tres puntos la ventaja del alemán al frente de la clasificación a falta de dos pruebas para la resolución del campeonato.

A pesar de salir desde el 'pitlane', después de la sanción que sufrió por incumplir los mínimos de gasolina en su depósito tras la manga clasificatoria, el alemán cumplió con lo esperado y protagonizó una de las remontadas más espectaculares en la historia reciente. "Sí, sinceramente, pensaba en subirme al podio", respondió orgulloso desde el podio a la pregunta de su predecesor en Red Bull, David Coulthard. El escocés, comentarista de la BBC, ejerció como maestro de ceremonias de un podio de campeones, con Kimi Raikkonen en lo más alto, escoltado por Alonso y Vettel.

La victoria del 'hombre de hielo' fue solo un guiño más del destino más a una carrera inolvidable. Y no solo por el regreso triunfal del finlandés, que firmó su primera victoria tras su reaparición en el Mundial. Sino también por las respectivas actuaciones de Alonso y Vettel, los mejores aspirantes que este campeonato puede tener.

Regusto etéreo para una nueva gesta

Si al final de la Q3 del sábado alguien dijese a Alonso que se subiría al segundo cajón del podio por delante de Vettel, seguramente habría firmado con los ojos cerrados. Sin embargo, la sanción al líder del Mundial hacía presagiar un botín mayor para el piloto de Ferrari, que una vez más, fue a lo suyo y volvió a protagonizar otra carrera para enmarcar. "Ha sido un domingo practicamente perfecto, durante el fin de semana nos ha costado encontrar el ritmo y aun así estuvimos luchando por la victoria hasta la última curva", explicó el ovetense en la rueda de prensa.

"Una vez más hemos hecho una muy buena salida –en la que superó a Button-, una buena primera vuelta –en la que pasó también a Webber-, conseguimos adelantar a Maldonado, con Webber presionando y pudimos aguantarle, al igual que a Jenson tras la parada en boxes", resumió antes de sentenciar: "Esta segunda plaza era lo máximo a lo que podíamos aspirar". 18 puntos en su casillero que habrían brillado aún más de no haber sido por el carrerón de Vettel.

"Button se ha tormentato, Vettel le ha pasato"
A pesar de las modificaciones aerodinámicas, y de una elección a priori acertada de sus neumáticos, Vettel tuvo que sacar su manual para minimizar los efectos del carrerón de Alonso. Cierto que el alemán se vio beneficiado por la salida a pista en dos ocasiones del coche de seguridad –especialmente, el segundo. Pero más allá de sus 17 adelantamientos, no todo fueron buenas noticias. Primero, un pequeño toque con Bruno Senna trasladó la incertidumbre al box de Red Bull. Los daños en el alerón frontal de su monoplaza no obstante fueron leves y no le obligaron a pasar por boxes. Hasta que, con el primer 'safety' en pista, un ligero impacto con un indicador tras una frenada a una maniobra de Ricciardo precipitaron su primera parada. Corría la vuelta 14 y el Red Bull del alemán pasaba a calzar ya compuestos blandos. Demasiado pronto.

Vettel volvió entonces a enfundarse el mono de astronauta y tras coleccionar pasadas y pasos por boxes de sus rivales llegó a situarse segundo, tras un Kimi que acababa de recoger el liderato de la carrera tras el abandono –uno más- de Hamilton, cuando el inglés ocupaba la cabeza de carrera. El desgaste de sus neumáticos traseros motivó, no obstante, su segundo paso por boxes. Un mal menor, puesto que, en igualdad de condiciones ya con el resto de rivales, el alemán era cuarto y, tras verse beneficiado nuevamente por la salida a pista del coche de seguridad, pudo pelear de tú a tú por un lugar en el podio con Alonso y Button. Con el asturiano coleccionando vueltas rápidas, el inglés no pudo hacer nada ante el empuje del caníbal Vettel, que le acabó adelantando y reduciendo a solo tres puntos el exíguo botín de Alonso. Austin e Interlagos dictarán sentencia. Será entonces cuando se verá si este último adelantamiento al inglés puede valer un Mundial y si los diez puntos de Vettel sobre Alonso son suficientes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad