Verdú y Sergio García mitifican la llegada de Aguirre

stop

El Espanyol continúa con su espectacular racha y ya se sitúan 11 puntos por encima del descenso

Sergio García celebra el gol de la victoria Espanyol contra el Celta | EFE

18 de febrero de 2013 (00:31 CET)

Cinco seguidas... y subiendo. El Espanyol se impuso por la mínima al Betis, en un encuentro marcado nuevamente por la efectividad de los de Javier Aguirre, que demostraron un gran acierto de cara a gol para cosechar su sexto partido consecutivo sin perder. Los blanquiazules suman de esta forma seis partidos sin conocer la derrota, con un balance de cinco triunfos y un empate que les permiten asentarse en la zona tranquila de la clasificación. Mientras, los de Pepe Mel, que empataron ante el Valladolid en la pasada jornada, continúan en caída libre.

Comenzó el encuentro con tanteo de intenciones, con un ritmo frenético que presumía un duelo de ida y vuelta. Sin necesitar muchas triangulaciones, el Espanyol sabía cómo hacer daño a un conjunto andaluz ahogado por la presión. En pleno vértigo por la velocidad de juego, un centro de Capdevila que cedió de cabeza Stuani sirvió para que Sergio García abriera el marcador en el minuto 7 con un disparo ajustado sobre la meta de Adrián. Era su cuarto gol en la Liga. Con el tanto del Espanyol, el Betis parecía anestesiado por el arrojo y la intensidad 'perica', mientras los locales bien cerrados, salían a la contra con facilidad, conducidos por un excelso Verdú.

Antes de llegar al descanso, el encuentro se volvió a equilibrar. El conjunto andaluz ponía la calma y el Espanyol seguía saliendo en estampida. Pero fue Beñat el que intentó sin fortuna marcar de falta directa. Tras la reanudación, los visitantes salieron con el objetivo de firmar las tablas. Los de Javier Aguirre eran un equipo disciplinado, aguerrido en la faceta defensiva pero menos explosivo en la ofensiva. Con el partido tan abierto, el Espanyol daba prioridad a protegerse de las embestidas del rival y el Betis intensificaba los esfuerzos para meterse en el encuentro. Con otro chispazo 'perico', Sergio García asistió en el minuto 58 a un Stuani que no pudo rematar tras ser trabado por Nacho. El colegiado Gil Manzano no decretó penalti y la grada no entendió la decisión. Con el ambiente crispado, el conjunto catalán volvía a ser el dueño del esférico en un encuentro que estaba ofreciendo muchas alternativas. Arañando los segundos, el tiempo se iba esfumando y con él la esperanza de los visitantes de sumar un punto lejos del Benito Villamarín. Con el pitido final, el Espanyol sumaba los tres puntos y queda a 11 de los puestos de descenso.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad