Varios deportistas olímpicos están en paradero desconocido

stop

El último en pedir asilo político al Reino Unido es Weynay Ghebresilasie, de Eritrea

abanderados

17 de agosto de 2012 (12:22 CET)

Algunos de los atletas olímpicos se encuentran en paradero desconocido. Se espera que pidan asilo político al Reino Unido para evitar regresar a su país. El último en hacerlo ha sido el abanderado de Eritrea en la inauguración, el corredor de 3.000 obstáculos Weynay Ghebresilasie.


"El mes pasado, cuando competí en España, recuperé algo de esperanza de que las condiciones en mi país mejorarían, pero parece que lo único que hacen es empeorar", comenta el atleta eritreo a The Guardian. Él, como los demás participantes en los Juegos Olímpicos, tiene visado hasta noviembre, pero asegura que está negociando con la Agencia de Fronteras Británica.

Las pobres condiciones de vida de Eritrea, las torturas, los trabajos ilegales y el servicio militar obligatorio e indefinido (por el conflicto con Etiopía) son algunos de los motivos que han llevado a Ghebresilasie, y a otros cuatro compañeros eritreos, a pedir el asilo político al Reino Unido.



Camerún y Congo, sin noticias de sus representantes

Hasta la fecha, son más de diez los atletas participantes en los JJOO de Londres que se encuentran en paradero desconocido. Camerún (37 deportistas) le ha perdido la pista a siete atletas (cinco boxeadores, un nadador y un futbolista). Congo (7 deportistas) sigue sin saber en qué lugar se encuentran otros cuatro representantes (un judoca y tres técnicos, de judo, boxeo y atletismo).

Por parte de Eritrea, son cuatro los deportistas que han pedido asilo político (de los 12 representantes del país africano), aunque sólo Ghebresilasie ha hecho alguna declaración al respecto.

La única chica de Eritrea, Rehaset Mehari, también se encuentra en esta situación. La corredora de maratón ha decidido callar por miedo a las represalias del gobierno eritreo con su familia. "Hay razones para preocuparnos por nuestras familias porque el régimen es impredecible y es probable que interpreten mi decisión como una traición", asegura Ghebresilasie.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad