Una estrella del béisbol vive con el 0,5% de su salario

stop

Daniel Norris, lanzador de los Toronto Blue Jays, come y duerme en su caravana del 78 mientras ahorra los casi dos millones que gana al año

Daniel Norris en su caravana y con la gorra de su equipo de béisbol, los Blu Jays

11 de abril de 2015 (20:19 CET)

Solía decir Andrés Montes que la realidad siempre supera a la ficción. La historia de Daniel Norris, jugador profesional de la Major League Baseball (MLB), ayuda a sostener la afirmación del famoso comentarista español, fallecido en 2009. El lanzador de los Toronto Blue Jays, de tan solo 21 años, desafía las reglas sociales establecidas y a pesar de tener un sueldo millonario se permite vivir como un auténtico mileurista, verdadero reflejo del primer mundo actual.

Norris cobra 1,8 millones de euros –unos dos millones de dólares– en la liga de béisbol estadounidense. Sin embargo, sus asesores tienen orden expresa de retener el 99,5% de sus ingresos, que los ahorra. Norris se conforma con emplear 736 euros mensuales en sus necesidades, lo que vendría a ser un salario de 8.832 euros al año (el 0,5% de lo que gana).

Shaggy es el nombre de su furgoneta, una caravana clásica de la marca Wolkswagen, modelo Westfalia, fabricada en 1978. Le costó unos 10.000 dólares –9.300 euros– y se convirtió en su medio de transporte y su vivienda. Solo se aleja de su Shaggy –cuyo nombre procede del personaje de animación Scooby Doo– cuando hay competición; es una exigencia expresa del club que le paga. Prefieren que viva en un piso compartido.

"Yo vivo para encontrar tres cosas: la vida eterna, la zona de strike y la mejor ola", proclama Norris en su cuenta de Twitter. El surf es la otra gran pasión de este joven y rico deportista que desprecia el abanico de lujos, fama y servicios que tiene al alcance de su cartera.

"Estoy más cómodo siendo pobre"

Así lo resume el de Tennessee (oriundo de Johnson City), tan rudimentario en algunos de sus hábitos que es capaz de afeitarse la barba con un hacha en medio del campo: "Es como el yin y el yang. Puede ser poco convencional, pero me siento bien con mi estilo de vida. En realidad, estoy más cómodo siendo pobre".

Esta es solo una de las reflexiones recogidas en una entrevista para la ESPN cuyo vídeo se ofrece a continuación: