Una caída de Pedrosa entrega en bandeja el segundo título a Lorenzo

stop

El piloto de Yamaha hace historia y ya es el español más laureado de la historia en la cilindrada reina

Lorenzo festeja su título en el podio

28 de octubre de 2012 (11:03 CET)

Solo tuvieron que pasar dos vueltas para que la desgracia de Dani Pedrosa se aliase con Jorge Lorenzo en Phillip Island. El piloto mallorquín de Yamaha necesitaba mejorar el resultado del catalán de Honda para enfundarse su segunda corona en la cilindrada reina y una caída a las primeras de cambio de Pedrosa le entregó el título en bandeja de plata, en una carrera en la que Lorenzo se limitó a seguir el ritmo del anfitrión Casey Stoner, que cumplió el sueño de sumar su sexto triunfo consecutivo en casa antes de retirarse.

Pedrosa salió a por todas, y solo necesitó un par de curvas para colocarse al frente de la carrera.
El ritmo en esos primeros kilómetros fue brutal y si bien tanto Stoner como Lorenzo le seguían, estaba claro que no sería fácil aguantar así toda la carrera. Sin embargo, en la segunda vuelta llegó el fallo de Pedrosa, quien se fue al suelo delante de Stoner y Lorenzo. Intentó el de Castellar poner de nuevo su moto en carrera, pero los daños sufridos en la caída le impedían continuar, dejando el camino expedito a ambos, al primero para conseguir un triunfo más ante su públicoa y al segundo para proclamarse matemáticamente campeón del mundo.

Lorenzo se reserva y lo celebra


A partir de entonces, la carrera tuvo poca historia. Lorenzo no forzó para seguir el impresionante ritmo que imprimía Stoner. Mientras, Cal Crutchlow encabezaba un grupo de cuatro pilotos, con Bradl, Dovizioso y Bautista, que luchaban por el tercer cajón del podio y que finalmente acabó llevándose el piloto británico de Yamaha, seguido de Dovizioso, Bautista, Bradl, Rossi, Hayden, Abraham, y Aleix Espargaró (ART), que de nuevo le ha ganado la partida a su compañero de equipo Randy De Puniet en la batalla por la supremacía en la subcategoría CRT.

Stoner, por su parte, pudo cumplir fielmente el guión de su carrera soñada, despidiéndose de su afición ofreciéndoles una victoria incontestable, con 6 segundos de margen sobre un Lorenzo exultante, y que podrá acabar de festejar en Valencia el título que le convierte en el piloto más laureado de la historia en la cilindrada reina.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad