Un médico de Filipinas dice que Pacquiao podría tener síntomas de Parkinson

stop

El doctor Jiménez emite su pronóstico tras observar en un vídeo los movimientos de la mano del boxeador, que ganó 48 millones de euros en 2012

Pacquiao, con uno de sus once cinturones de campeón mundial

04 de enero de 2013 (19:53 CET)

Manny Pacquiao, boxeador filipino que en 2012 ha ganado unos 48 millones de euros entre salario e ingresos publicitarios (Nike, McDonald's, Hennessy, San Miguel), podría sufrir los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson y el doctor Rustico Jiménez, presidente de la Asociación de Hospitales Privados de Filipinas, le recomendó que finiquite su carrera profesional. "Si me piden mi opinión, quizás ha llegado el momento de que se retire".

Jiménez, durante una entrevista radiofónica, recalcó: "Aunque todavía tiene reflejos muy rápidos, noté recientemente que hay signos tempranos de Parkinson. No digo que esté cerca, pero veo que hay algunos signos prematuros en el movimiento de las manos. Es en esa parte del cuerpo donde lo notas y no de inmediato en la cabeza".

Golpes recibidos

Pacquiao disputó su último combate el pasado 8 de diciembre en Las Vegas contra Juan Manuel Márquez, que lo mandó a la lona en el sexto asalto. Ese día fue duramente castigado y algunos medios atribuyen el deterioro de su salud a los golpes recibidos ante el boxeador mexicano. La Comisión Atlética de Nevada, según informa Marca, determinó que deberá mantenerse apartado de toda actividad pugilística durante cuatro meses y el promotor Bob Arum aseguró que no pactará más combates hasta conocer los resultados de un minucioso examen médico que deberá pasar Pacquiao en el Centro de Salud Mental Lou Ruvo, en Las Vegas.

Pacquiao es uno de los boxeadores más cotizados gracias a su millonario contrato con la promotora Top Rank. En los últimos cuatro años, entre 2009 y 2012, el deportista más popular de Filipinas ha ingresado unos 131 millones de euros, según la Revista Forbes. También ha sido un personaje mediático por su excéntrica vida privada, con algunos problemas con el alcohol y el juego sobredimensionados por los medios de comunicación más sensacionalistas. "Manny tuvo gran distracciones a lo largo de su vida, pero sus nuevos hábitos, el estudio de la Biblia y la oración, son más saludables. Se ha distanciado de las fiestas y de los casinos; ni apuesta ni bebe alcohol y siempre está con su esposa", manifestó su entrenador, Freddy Roach, en mayo de 2012.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad