Un concejal salpicado por el 'caso Balonmano' de Cerdanyola, recolocado en la Diputación de Barcelona

stop

Santiago Cayuela (ICV) cobrará 3.500 euros al mes como asesor pese a estar acusado de prevaricación

El Ayuntamiento de Cerdanyola (en la imagen) adjudicó concesiones a la FCH

19 de febrero de 2015 (19:28 CET)

Un concejal salpicado por el caso Balonmano en Cerdanyola del Vallès (Cataluña) ha sido reubicado como asesor en la Diputación de Barcelona. Santiago Óscar Cayuela (ICV), exteniente de Alcalde de Cerdanyola, cobrará 3.505,62 brutos al mes pese a que la Fiscalía Provincial de Barcelona lo ha denunciado por presunta prevaricación. Cayuela está acusado de ayudar a "adjudicar arbitrariamente" la gestión de dos espacios municipales a la Federación Catalana de Balonmano (FCH).

El político empezó a desempeñar su puesto como asesor de la formación rojiverde en la administración regional el 1 de enero de 2015, tal como muestra el documento adjunto. El exconcejal sustituyó a David Cid, coordinador de ICV en Barcelona. El electo entra en la categoría de remuneración N6, la franja media.

Image and video hosting by TinyPic

Antes, como avanzó Diario Gol, Cayuela fue denunciado por participar en la adjudicación del centro deportivo Altis y la piscina Montflorit a la Federación "impidiendo la libre de concurrencia de terceros", según la fiscal Ángeles Negre. Junto a Cayuela están denunciados Antoni Morral (ICV, exalcalde de 2003 a 2009; Félix Riba (CiU, concejal de Deportes) y M.A.C., jefe del servicio de Deportes de la localidad barcelonesa.

"Apariencia" de legalidad

En su escrito al Juzgado de Instrucción de Cerdanyola, la Fiscal aprecia que el consistorio concedió la explotación de los dos equipamientos deportivos con expedientes  "que exclusivamente se tramitaron para dotar de una mínima apariencia las adjudicaciones efectuadas". Según el criterio de la letrada, las concesiones de gestión vulneraron las cláusulas de publicidad, libre concurrencia y trato igualitario que rigen el proceso.

La supuesta treta fue utilizada, según Negre, para esconder que la adjudicación a la FCH "se hallaba, por voluntad de los denunciados, predeterminada con anterioridad".

Cabe recordar que la Fiscalía se adentró en el asunto de oficio tras recibir un expediente y documentación por parte del Partido Popular. La denuncia de la Fiscalía, fechada en noviembre de 2014, aún no ha sido resuelta por el magistrado.

Colisión

Cerdanyola y la Federación autonómica de Balonmano han cruzado acusaciones desde que la segunda presentara concurso de acreedores en junio de 2013. El contencioso afecta a la sede del organismo, sito en la localidad y cuyo contrato extinguió el consistorio después de que la federación entregara sus libros al juzgado.