Un Barça más letal, pero menos expeditivo en defensa

stop

El equipo azulgrana, liderado por Messi, manda con autoridad en la Liga pese a recibir más goles que la pasada temporada

Carles Puyol abraza a Leo Messi durante un Barça-Zaragoza | Archivo

18 de noviembre de 2012 (12:13 CET)

Once victorias y un empate. 34 puntos de 36 posibles. Cuatro puntos más que la pasada temporada. Ocho puntos más que el Real Madrid. Los resultados avalan al Barça de Tito Vilanova, imponente en casi todas las estadísticas. Poderoso en ataque, el equipo sufre mucho en defensa. Con más problemas para gobernar los partidos, es mucho más resolutivo que hace un año. Y Messi, su gran estrella, sigue siendo el futbolista más desequilibrante.

Messi, el mejor futbolista del mundo, simboliza perfectamente la voracidad ofensiva del Barça. El astro argentino suma 17 goles en los primeros 12 partidos de Liga, uno más que la pasada temporada (de la jornada 2 a la 13), aunque sus números son inferiores en la Champions (dos y cinco). En la Liga, si marca lo hace por partida doble o triple, pero nada sorprende de Messi. Ni sus goles estratosféricos, ni sus asistencias ni su liderazgo. Incluso parece con menos chispa que en los cursos anteriores, tal vez porque resuelve con facilidad situaciones casi imposibles.

Elogios de Manolo Jiménez

"Messi tiene una gran influencia con o sin el balón. Es muy inteligente y cualquier movimiento suyo sin la pelota permite que penetre otro jugador", convino el sábado Manolo Jiménez, entrenador del Zaragoza. "El partido lo ganaba quien tuviera a Messi", añadió Jiménez. "Messi es el jugador total", proclamó Andoni Zubizarreta, director deportivo del Barça cuando le recordaron que el argentino está a sólo siete goles (78 por 85) de igualar el récord anotador de Torpedo Müller en un año natural. "Müller era un goleador. Messi hace de todo", añadió Zubizarreta.

En algunos aspectos del juego, el Barça de Vilanova sí ha experimentado algunos cambios respecto al Barça de Guardiola. El actual equipo elabora menos y es más vertical y veloz. Por contra, sufre más en defensa porque han aumenado las distancias entre los jugadores. Más imprevisible, el cuadro azulgrana también es menos sólido.

Más goles encajados

El Barça ha encajado 15 goles en las primeras 12 jornadas de Liga (1, 25 de media), nueve más que hace un año. Y en sólo tres partidos no ha marcado su rival, mientras que hace un año no recibió un gol en nueve encuentros. Las prolongadas lesiones de Puyol y Piqué, que no jugaban juntos desde el 15 de septiembre en Getafe, han agravado los males defensivos del equipo. "He tenido muy buenas sensaciones después de la peor, con mucho, lesión [codo] de mi carrera profesional", manifestó Puyol tras el partido contra el Zaragoza.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad