Torres y Benítez no conectan con Stamford Bridge

stop

Un ex campeón olímpico de velocidad se ofrece para mejorar el estado físico del delantero en dos semanas después de las críticas de su entrenador

Fernando Torres remata una jugada ante el Fulham / EFE

30 de noviembre de 2012 (18:41 CET)

Rescatar la mejor versión de Fernando Torres se ha convertido en una obsesión para el Chelsea y en una necesidad para su actual entrenador, Rafa Benítez. El delantero español no es el factor diferencial que esperaban en Stamford Bridge. En los 22 partidos disputados esta temporada, ha marcado siete goles, pero su estado de ansiedad parece haber aumentado en los últimos partidos. Sin chispa ni velocidad, cualquier comparación con el pasado atormenta al futbolista y preocupa a Benítez, quien recientemente declaró: "Ya no es el mismo jugador que tuve en el Liverpool".

El Chelsea y Torres casi nunca han mezclado bien. El club londinense pagó 58 millones de euros al Liverpool en enero de 2011 en una operación muy costosa a la que debe sumarse la elevada ficha del delantero, unos 10 millones de euros anuales. Su rendimiento ha sido muy irregular y sus problemas no han menguado con la contratación de Benítez. En los últimos dos partidos, el Chelsea no ha marcado un gol (dos empates en casa contra el Manchester City y el Fulham) y han aumentado las críticas sobre el estado físico de Torres.

Velocidad, potencia y explosividad

Darren Campbell, ex campeón olímpico de relevos 4x100 en los Juegos de Atenas (2004), ha comentado en The Telegraph que Torres debe mejorar tres facetas básicas: "Velocidad, potencia y explosividad". Campbell, que ya trabajó personalmente con el delantero hace un año y medio, asegura que "Torres necesita correr, realizar ejercicios de esprint y levantar pesas para aumentar la potencia de sus músculos". "Sería mejor hacer este trabajo durante la pretemporada, pero creo que sólo necesitaría dos semanas en las que no tuviera que preocuparse por jugar el sábado para mejorar su rendimiento", añade el ex atleta británico, especializado en supervisar la preparación física de jugadores de fútbol y de rugby.

Benítez, mientras, busca la fórmula para que Torres tenga una mayor participación en el juego colectivo. Quiere que el delantero internacional se asocie más con Mata y Óscar, pero, sobre todo, necesita que recupere su autoestima. En Stamford Bridge exigen soluciones inmediatas a un entrenador ampliamente rechazado por su pasado como máximo responsable deportivo del Liverpool y que ha sido recibido con pancartas en las que se pedía su marcha del club. Según publicaba The Independent, las carreras de Benítez y Torres están demasiado conectadas y la caída de uno puede arrastrar al otro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad