Tito Vilanova se sentará en el banquillo del Barça en el derbi

stop

Jordi Roura, segundo entrenador, confirma que el técnico de Bellcaire dirigirá al equipo y destaca la capacidad del grupo para superar situaciones delicadas

Roura contempla cómo Tito Vilanova saluda a dos jugadores en un entrenamiento del Barça / EFE

05 de enero de 2013 (15:22 CET)

Tito Vilanova será uno de los grandes protagonistas del derbi. El entrenador del Barça, que se recupera de la intervención quirórgica a la que fue sometido el pasado 20 de noviembre para que le extirparan un tumor en la glándula parótida, se sentará en el banquillo del Camp Nou. La buena noticia la anunció Jordi Vilanova, segundo técnico azulgrana, este sábado al mediodía en rueda de prensa.

Roura destacó la evolución favorable de Vilanova: "Tito sorprendió a todo el mundo reincorporándose tan pronto [a los entrenamientos, el día 2]. El cierto que todavía tiene que hacer tratamiento, pero no hay duda de que está francamente muy bien, muy animado y fuerte, que es lo más importante", comentó el segundo entrenador. "La intención es que el sistema de entrenamientos y la preparación de los partidos sea la misma y que este problema afecte lo menos posible al equipo", añadió Roura.

Un calendario muy cargado

El ayudante de Vilanova también ensalzó la actitud y ambición de la plantilla. Y, sobre todo, su capacidad de superación en momentos delicados. "Este equipo ha dado muestras de fortaleza y ha reaccionado de forma extraordinaria. El grupo es francamente bueno ante las adversidades", comentó Roura, quien justificó que el equipo no regresara a los entrenamientos hasta el 2 de enero alegando que "el calendario que le espera al Barça es muy cargado y era mejor dar más días de fiesta".

Vilanova es el gran protagonista de la previa del derbi. Durante el partido, Barça y Espanyol escribirán otro capítulo de su particular rivalidad. Ambos equipos llegan al equipo desde situaciones antagónicas, líder los azulgrana y en zona de descenso los blanquiazules, pero ambos con buenas sensaciones. Normal en el caso del Barça, que ha ganado 16 partidos y empatado 1 en la Liga. El Espanyol, mientras, se agarra al factor Aguirre, como bien recordó Roura: "Estos partidos siempre son más complicados por la rivalidad, pero, además, el Espanyol ha experimentado un gran cambio con Aguirre y suma cuatro partidos sin perder".

El entrenador del Barça puede contar con todos los jugadores con las únicas excepciones de Abidal y Cuenca, pretendido por el Valencia hasta final de temporada.



Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad