Thiago, víctima de la guerra entre Guardiola y los médicos del Bayern

stop

La recaída en la lesión de Alcántara aviva las discrepancias en el club alemán

Pep Guardiola junto a Thiago Alcántara, el día de su presentación en el Bayern| EFE

18 de octubre de 2014 (00:00 CET)

Thiago Alcántara sufre de una rotura de ligamento interno que no ha terminado de curar en siete meses; pero más allá de lesiones y recaídas, es víctima de una lucha interna en el Bayern de Munich. El eterno médico del club, Müller-Wohlfahrt, es una institución en Alemania. Sin embargo, Pep Guardiola no comulga con sus ideas.

La rotura de Thiago ha vuelto a poner de manifiesto las discrepancias internas. El doctor Muller es un ferviente partidario de los tratamientos con ácido hialurónico. "Se basa en compuestos químicos, muy adecuados para la buena salud de los cartílagos articulares y habitual en casos de artrosis", explica el doctor Vives, médico deportivo en el centro de estudios de alto rendimiento.

Receta alemana, receta catalana

Guardiola optó por traer a Thiago Alcántara a Barcelona para que fuera operado por el especialista Ramón Cugat, uno de los mejores del mundo en lesiones de rodilla. "El ácido hialurónico es un complemento correcto para complementar el tratamiento fisioterapéutico post operatorio, pero no sustituye al quirófano", valora el Vives. Según el médico catalán, la elección del entrenador fue la correcta.

Existe una corriente de la medicina deportiva que aboga por no operar y solo basarse en las inyecciones de hyalart (nombre comercial del ácido hialurónico) combinadas con terapias homeopáticas. Es decir, aplica dosis mínimas de fármacos a la espera de que el propio cuerpo genere procesos curativos. "Pero en un futbolista profesional la rotura se ha de arreglar o le queda una gran inestabilidad", opina Vives.

Lo que diga el médico

El doctor Müller-Wohlfahrt pone las reglas del juego. Él no pisa la ciudad deportiva. Ése fue el primer motivo de discrepancia cuando Guardiola tomó las riendas del equipo. El técnico catalán estaba acostumbrado a tener siempre a un médico al lado del terreno de juego durante los entrenamientos, igual que en el FC Barcelona.

A los 71 años, el veterano ha sido la roca imperturbable que ha asistido al paso de hasta 20 entrenadores por el club; se ocupa de la selección alemana, actual campeona del mundo, y tiene su propia consulta, donde los jugadores se desplazan en caso de dolencia. Sus tratamientos son polémicos, pero los jugadores le llaman 'el hombre con el radar en los dedos' por los rápidos diagnósticos al simple tacto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad