TGSS, Montoro y el deporte amateur