Suerte dispar para Ricky Rubio y José Manuel Calderón

stop

Los Pistons caen ante uno de los peores equipos mientras que los 'Wolves' terminan con su racha de derrotas

Calderón y su compañero Charlie Villanueva

12 de febrero de 2013 (11:16 CET)

Los bases españoles Ricky Rubio y José Manuel Calderón tuvieron una madrugada dispar en la NBA, con el primero dirigiendo a la perfección a su equipo, Minnesota Timberwolves, a poner fin a su racha negativa, y con el segundo, firmando un buen partido pero sin evitar la derrota de Detroit Pistons.

Los Wolves llevaban ocho salidas consecutivas perdiendo y una racha de cuatro derrotas seguidas, que cerraron en su visita a Cleveland Cavaliers (92-100), gracias a un gran cuarto final de Luke Ridnour. El escolta fue el máximo anotador de los de Rick Adelman con 21 puntos, pero 13 de ellos vinieron en el último periodo, que permitieron a los visitantes despegarse en el marcador y llevarse la victoria ante los Cavs.

'Doble-doble' de Ricky

Además, Ridnour fue uno de los seis jugadores de los Timberwolves que superaron la decena de puntos en anotación, con mención especial para el pívot Nikola Pekovic, autor de 16 tantos y 10 rebotes, y del base catalán Ricky Rubio, explica Europa Press.

El director de juego de El Masnou cuajó un gran encuentro aportando un gran doble-doble con 13 puntos, 10 asistencias, cinco robos y tres tapones, con el único debe en su estadística de las siete pérdidas. El español salió airoso de su duelo con uno de los mejores bases de la NBA, el joven Kyrie Irving, que firmó 20 puntos y siete asistencias.

Derrota inesperada

Menos suerte tuvo José Manuel Calderón, que no pudo evitar que los Pistons de Detroit sumaran una inesperada derrota en Auburn Hills ante Nueva Orleans Hornets, uno de los peores equipos de la Conferencia Oeste, por un claro 86-105. De todos modos, el de Villanueva de la Serena rayó a buen nivel en la dirección, repartiendo nueve asistencias y robando cuatro balones, y además anotó 13 puntos y capturó cuatro rebotes.

Los locales comenzaron muy bien el partido, pero los visitantes, vistiendo los colores (púrpura, verde y oro) del popular carnaval de la ciudad, el Mardy Grass, reaccionaron y superaron a su rival tras un buen segundo cuarto, llegando a tener ventajas grandes que los Pistons no pudieron enjugar.

Los Hornets dominaron la pintura con el dúo Robin Lopez (23 puntos y 10 rebotes) y Al-Farouq Aminu (12 y 14), y además tuvieron a un sensacional Ryan Anderson, que desde el banquillo se erigió en líder anotador con 31 tantos, con cinco triples.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad