Siro López 'se retira' de las tertulias deportivas en televisión

stop

El periodista mantendrá sus apariciones puntuales en 'La Goleada' mientras prepara una nueva etapa alejado de este formato

El periodista Siro López, en cuatro tertulias deportivas de televisión

11 de marzo de 2015 (23:49 CET)

Nueva etapa profesional. Siro López deja atrás las tertulias deportivas en televisión y emprende un camino distanciado de este formato. El periodista mantendrá sus apariciones puntuales en La Goleada de la Liga (13TV), programa presentado por Felipe del Campo, pero trabajará ahora en un periodismo serio, creíble y más agradecido.

Siro da un paso al lado en un formato con el que ha convivido en los últimos seis años de manera habitual. Como colaborador y como presentador. "Tengo ganas de salir de la rueda de las tertulias", afirma López en este medio, sosegado, un mes después del cierre de La Goleada que él mismo conducía. Desmiente así los rumores sobre el posible retorno a Punto Pelota (Intereconomía), ahora comandado por el resucitado Alonso Caparrós.

Hay que recordar que el equipo original de Punto Pelota, Siro incluido, salió de la cadena de Julio Ariza por impagos. Y recaló en Atresmedia con el nombre de El Chiringuito e igualmente dirigido por Josep Pedrerol, el rey de la noche, un periodista demasiado absorbido por la profesión y sus dos programas como para atender otros compromisos. Es la única tertulia de este tipo que sobrevive, hecho que demuestra el poco mercado que tiene este formato tan sobado –los horarios de emisión, a partir de medianoche, tampoco ayudan— y, más preocupante, la nula rentabilidad.

Formato manido

Desde septiembre de 2008, fecha del nacimiento de Punto Pelota, han desaparecido este programa de Intereconomía ahora refundado, Futboleros (Marca TV), Tiki-Taka (Mediaset) y La Goleada. La muerte de uno significaba el nacimiento de otro, casi todos han mantenido los mismos colaboradores –Siro, por ejemplo, ha pasado por todos excepto por la cadena de Unidad Editorial— y las mismas ideas pero en diferentes casas. Escaso reclamo para el espectador, más allá de los gritos y peleas verbales habituales. Es un formato sobado y agotador, no sólo por el horario, sino por la necesidad que tienen los periodistas de estar dos horas diarias de madrugada ante la cámara buscando debates, estériles en muchas ocasiones, y exclusivas sobredimensionadas. El resultado lo dice todo.

Siro, un periodista conocedor de la profesión en todas las facetas (radio, televisión, papel, Internet), asume que la vida son etapas y es el momento de buscar nuevas motivaciones. A pesar de que no descarta nada, agradecería ofertas de otros formatos porque la televisión con nocturnidad da tanta notoriedad como quita credibilidad –"Y más a mí", dice, "que soy muy pasional"—. López prepara algunos proyectos personales centrados en un periodismo de calidad.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad