Siete finales de infarto que te hubieras perdido por una huelga en la Liga

stop

Las últimas fechas del campeonato doméstico se caracterizan por la emoción; el parón convocado por los futbolistas puede dejarnos sin ellos este año

Partido entre el Barça y el Atlético de Madrid que decidió la última liga

10 de mayo de 2015 (00:00 CET)

Los finales de la Liga suelen ser los momentos más bonitos (o dramáticos) del campeonato. En esta edición, la huelga de futbolistas pone en peligro la emoción de las dos últimas fechas. Por el momento, se desconoce cuándo se disputarán las jornadas 37 y 38, si es que se disputan. Por si la huelga nos privara de ellos esta temporada, recogemos los momentos más emocionantes de los finales de la Liga de los últimos años.

Barça-Atlético de Madrid (2014)

Barça y Atlético de Madrid llegaban a la última jornada de la pasada liga con opciones de llevarse el título. El calendario quiso que ambos se vieran las caras en el Camp Nou en la última jornada. Al Atlético le valía con el empate. El Barça necesitaba ganar. Alexis Sánchez adelantó al Barça en el minuto 33, pero Godín puso la igualada en la segunda parte. Con el 1-1 final, la Liga se fue a las vitrinas del Calderón 18 años después.

El Real Madrid y el Tamudazo (2007)

La Liga que se llevó el Madrid de Capello en 2007 pasará a la historia por ser la primera, y de momento, la única, que se decidió por el goal average particular entre los dos primeros clasificados. En la penúltima jornada, Barça y Madrid empataron a dos en sendos finales agónicos, en lo que se recuerda como el Tamudazo, por el gol de Raúl Tamudo al Barça. El tanto subió al marcador casi a la vez que el de Ruud Van Nistelrooy en la Romareda para el Real Madrid.

Tras sumar un solo punto en Barcelona y Zaragoza respectivamente, Barça y Madrid se lo jugaban todo en la última jornada. Al Madrid le valía con ganar. El Barça debía esperar un tropiezo blanco y puntuar para llevarse la liga. En la jornada 38, el Madrid jugaba en casa ante el Mallorca, y el Barça visitó a un Nàstic ya descendido. El Mallorca se adelantó en el Bernabéu, mientras el Barça se daba un festín en Tarragona. No fue hasta el minuto 68 cuando José Antonio Reyes hizo el primero del Madrid. Dos goles más pasado el minuto 80 dieron la victoria y la Liga al Real Madrid in extremis.

El penalti de Djukic (1994)

La liga de 1994 tuvo un final dramático para el Depor. Los coruñeses, que llegaban líderes a la última jornada,con un punto de ventaja sobre el Barcelona, recibían al Valencia. Los catalanes jugaban su partido en casa ante el Sevilla a esa misma hora.

Con el partido ya finalizado en Barcelona con victoria local, el Depor necesitaba romper el 0-0 con un gol. En el último minuto, el colegiado López Nieto señaló un penalti del valencianista Serer sobre Nando. La hinchada vio en la pena máxima al oportunidad perfecta para amarrar la Liga, y se encomendaron a Bebeto, la estrella del equipo. Pero, para sorpresa general, fue el central, Djukic, quien agarró el balón. El serbio cobró el lanzamiento, pero el meta valencianista le adivinó las intenciones y detuvo el balón. La celebración de los jugadores del Valencia, un tanto desproporcionada, generó suspicacias entre la afición.

Más tarde se supo que los jugadores del Valencia estaban primados, y que recibieron tres millones de pesetas por cabeza (las cifras varían según la fuente). El dinero lo aportó un empresario catalán. Giner, en el once titular ché aquella noche, reconoció que recogieron el dinero "en medio de la autopista, entre Barcelona y Valencia".

Las ligas de Tenerife

Dos ligas más que el Barça se llevó en la última jornada por fallos del rival. En la última jornada de la Liga 1991/92, el Madrid dependía de sí mismo para ganar la Liga: le bastaba con ganarle al Tenerife. Pese a que a la media hora el Real Madrid ganaba por 0-2, el Tenerife logró remontar el partido hasta el 3-2. Mientras, el Barça ganaba al Athletic. La Liga se le escapó al Madrid en el último suspiro.

Un año más tarde, en junio de 1993, se repetía la historia: Al Madrid le bastaba con una victoria en el Heliodoro Rodríguez López para llevarse la Liga en la última fecha. De nuevo el Barça acechaba, esperando un tropiezo blanco. El Tenerife se puso 2-0, ante un Real Madrid atenazado, que vivía el partido como un dejá vu. En aquél partido, el Madrid reclamó hasta tres penaltis al colegiado Celino Gracia Redondo, pero éste no señaló ninguno.

El gol de Coro

No sólo se han vivido momentos de máxima emoción en la lucha por el título: también por evitar el descenso. El Espanyol, y en especial Ferran Corominas, protagonizaron uno de estos episodios en 2006. El Espanyol, que no había estado en puestos de descenso en todo el año, veía como el fantasma de la segunda división se cernía sobre Montjuic en la última jornada. Un tropiezo suyo y una victoria del Alavés llevaban a los pericos a un año en el infierno.

En el minuto 78, con 0-0 en el luminoso de Barcelona, Bodipo marcaba para el Alavés. La afición y los jugadores apretaban, pero el gol no llegaba. Hasta que, en el minuto 91, un centro de Dani Jarque, prolongado por Walter Pandiani, acabó en los pies del joven Coro, que mandó la pelota al fondo de la red con un zurdazo. El Espanyol se salvó, mandando a Segunda al Alavés.

El 'pacto' entre Rayo y Granada

La última jornada de la liga 2011/12 acaparaba toda su atención en los puestos de descenso. Rayo y Granada se enfrentaban en Vallecas. Villarreal, el tercero en discordia, se medía al Atlético de Madrid. La derrota grogueta hacía que la victoria del Rayo salvara tanto a vallecanos como a granadinos. En el 89, Radamel Falcao marcaba para el Atlético. El gol se conoció en los banquillos del estadio de Vallecas justo en el momento en que el Rayo se disponía a lanzar una falta peligrosa.

Los jugadores del Rayo trataban de convencer a los granadinos de que un gol suyo los salvaba a ambos, mandando a Segunda al Villarreal. Ante las dudas de los futbolistas del Granada, los rayistas les contaban que el Villarreal perdía por dos. En plena discusión, Raúl Tamudo marcó, en clara posición antirreglamentaria. Al término del partido en Vallecas, Rayo y Granada celebraban la permanencia. Mientras, el Villarreal tuvo una clara ocasión de empatar. El gol del submarino amarillo no llegó, y el pacto entre Rayo Vallecano y Granada los mandó a Segunda. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad