Sergio Ramos, 'el empresario' del Real Madrid

stop

El jugador internacional adquiere un solar afectado por el 'caso Malaya'

11 de febrero de 2013 (18:56 CET)

Sergio Ramos, futbolista internacional del Real Madrid, es uno de los mejores defensas del mundo. Sin embargo, sus errores dialécticos y de pronunciación le convierten muchas veces en motivo de burla. Fuera de los campos de fútbol, el andaluz esconde, también, una faceta empresarial. En vísperas de enfrentarse al Manchester United en Champions, el último movimiento del jugador de Camas (Sevilla) es la compra de un solar en Marbella (Málaga), a través de una de sus sociedades, en el que explotará un parking de 600 plazas y sobre el que debe construir un complejo deportivo.

La semana pasada, los asesores de Sergio Ramos firmaron el contrato de compraventa del terreno, de 10.300 metros, con Banco Popular, tal y como confirmó la entidad financiera a Diario Gol. Se trata de un solar en el que se erigió el antiguo campo de fútbol Francisco Norte y que está señalado dentro del caso Malaya, de corrupción urbanística, desde 2007. La empresa de conservas Celta S.A. quebró después de comprarle esta superficie, por 18 millones de euros, al empresario Ávilas Rojas, imputado en la trama de corrupción. El solar quedó en manos de Banco Popular.

Intento fallido

El futbolista constituyó, en 2004, su sociedad más destacada: la mediana empresa Sermos 32 S.L. (dos trabajadores), ubicada en Madrid, y que tiene como objeto social la adquisición, administración, transmisión y distribución por cualquier título de derechos de imagen. Sergio Ramos es el administrador único de la sociedad, que cuenta con un capital social suscrito de 1.782.160 euros tras la última ampliación de 782.400 euros, realizada en 2013. Sermos 32 S.L. se sometió a otras tres ampliaciones de capital de 90.000 euros, 100.000 euros y 806.600 euros, según datos de Iberinform. Como curiosidad, el defensa lució el dorsal 32 en el Sevilla antes de fichar por el Real Madrid en 2005. Su representante es René Ramos, su hermano.

En 2012, Sergio Ramos fracasó en su intento de lograr la concesión del nuevo mercado de las Naves del Barranco, situado junto al puente de Triana, en Sevilla. Se asoció con el torero José María Manzanares y presentó una oferta que proponía un canon de 195.000 euros. Esperaba generar 100 puestos de trabajo y facturar 50 millones de euros al año durante 25 años, pero el ayuntamiento de Sevilla prefirió la oferta de la empresa Lonja del Barranco, del diestro Francisco Rivera y el locutor Carlos Herrera (230.000 euros anuales).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad