Sergio Ramos, Di María y Coentrao, otra vez en el punto de mira de Mourinho

stop

El técnico portugués dispara contra los jugadores que "estaban cansados" sin haber jugado el clásico

Mourinho sigue las evoluciones de Ramos y Di María en un entrenamiento

03 de febrero de 2013 (18:52 CET)

"Cuando ganan, gano yo y cuando pierden, pierden ellos". A pesar de dar por una vez la razón a la prensa, José Mourinho sigue estando por encima del bien y del mal. "La reponsabilidad es mía. Ya lo habéis dicho vosotros. Cuando ganamos es autogestión, pero cuando perdemos la responsabilidad es mía. Hoy no hemos hecho un buen partido", sentenció en la sala de prensa del Nuevo Los Cármenes.

Ironías al margen, el portugués no ha cambiado y sigue teniendo muy claro que los méritos de sus triunfos empiezan y acaban en su persona y que los errores siguen siendo cosa de sus pupilos. A pesar de los visibles aspavientos con los que intentó corregir en algunos momentos del partido a jugadores como Coentrao, el técnico no tuvo suficiente y dejó en evidencia a los auténticos responsables –según él- de la derrota. Jugadores que no disputaron el último 'clásico' copero ante el Barça y que sí tuvieron su oportunidad el sábado como Sergio Ramos, Di María o el citado Coentrao, a los que señaló –sin citar su nombre- en la rueda de prensa posterior al partido. "Este equipo tiene que responder de otros modos. Han jugado jugadores que disputaron los 90 minutos el miércoles y otros que no lo hicieron. Los que no jugaron no sé porqué estaban cansados. El miércoles estuvieron en la grada o en el banquillo", espetó.

Críticas al 'teatro' de Di María

De esta forma, Mourinho vuelve a cargar contra sus frentes preferidos en el vestuario. Más allá de Casillas, claro está, y Coentrao –al que ya no salva ni Jorge Mendes y a quien considera como una causa perdida, más aún ante la inminente recuperación de Marcelo.

Tanto Ramos como Di María han sido objeto de críticas en público por parte del portugués. A pesar del paripé en forma de felicitación de cumpleaños que el defensa andaluz realizó al técnico a través de la televisión oficial del club, las dudas de Mourinho al inicio de temporada del técnico con respecto al compromiso del '4' madridista no han cicatrizado, tal y como le hizo ver el propio jugador a Florentino Pérez con el mediático ultimatum.

Con el 'Fideo', por su parte, el cisma también es total, a pesar de la esperanzadora actuación del argentino en la goleada blanca en Mestalla. El 'míster' blanco considera que su rendimiento también es muy inferior al que debería ofrecer un jugador de su calidad y que su actitud también deja mucho que desear. Especialmente en momentos en los que, independientemente del resultado, recurre a sus habituales tácticas del rosarino cuando es objeto de una falta: "Si se va perdiendo y un jugador tiene una lesión, debe seguir jugando y trabajar para el equipo siempre y cuando la lesión no sea grave, no se puede quedar mirando a ver si entra el médico". Por una vez, y sin que sirva de precedente, a Mourinho no le hizo ni gracia el teatro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad