Sandro Rosell y Pepe Costa coinciden en el pueblo de Leo Messi

stop

El expresidente del Barça y el empleado del club se desplazaron a Castelldefels para dar su apoyo al restaurante Cal Tremolins durante su inauguración

Diario Gol

Pepe Costa y Sandro Rosell coinciden en la inauguración del restaurante Cal Tremolins de Castelldefels | Cal Tremolins
Pepe Costa y Sandro Rosell coinciden en la inauguración del restaurante Cal Tremolins de Castelldefels | Cal Tremolins

24 de febrero de 2015 (23:28 CET)

Sandro Rosell no se deja ver demasiado de forma pública. Y cuando lo hace, sabe cómo y con quien hacerlo. Desde que abandonó la presidencia del Barça en enero de 2014, el expresidente del club prefiere restar en un segundo plano. Especialmente, por las causas que tiene abiertas ante la justicia tanto en España con el 'caso Neymar', como en Brasil, donde se comenta que su entrada no es bien vista por las autoridades.

En Barcelona las cosas son distintas, a pesar de que muchos culés hablan de Rosell como el peor presidente de la historia del Barça. Para gustos, colores. Si no que se lo pregunten al propietario del nuevo restaurante especializado en brasa y calçotades de Castelldefels, Cal Tremolins, que inauguró el pasado sábado y estuvo encantado de recibir al expresidente. 

Rosell, acompañado de un grupo de amigos, mostró su cara más cercana y amable. En el pueblo donde Leo Messi construye su imperio en forma de una vivienda espectacular, Rosell coincidió con un íntimo amigo del futbolista argentino y empleado del Barça, Pepe Costa. Persona de confianza de Messi, compartió foto y risas con Rosell en una velada tranquila y discreta. No deja de ser sintomático que Rosell recuerde la buena relación que mantiene con uno de los mejores amigos de Messi. Uno de aquellos pocos elegidos que entran en su círculo de confianza. 

Costa llegó al Barça en 2003, precisamente de la mano de Rosell. Había sido su fiel escudero, en el trabajo de campo, en la etapa del expresidente blaugrana en Nike, cuando fue destinado a Brasil. Costa empezó en el Barça, como integrante de la extinta oficina de atención al jugador, que el club creó para ayudar en asuntos extra deportivos a los futbolistas. Es uno de los pocos profesionales del área deportiva que ha sobrevivido al cambio de gestión Laporta-Rosell y a la nueva etapa con Bartomeu. Y no saldrá del club mientras Messi lo quiera a su lado.