Sandro Rosell, uno de los pocos VIP en la derrota de Verdasco en el Godó

stop

El poco accesible Beto Agustí reúne a Enric Masip, Jordi Moix, Xavier Trías, Sergio González, Albert Luque y Anna Tarrés en el Open de Barcelona

Beto Agustí, Sandro Rosell, Xavier Trías y Jordi Moix coinciden en el Godó | V. Malo - Diario Gol

21 de abril de 2015 (18:30 CET)

El Open Banc Sabadell de Barcelona, con un presupuesto de 10 millones de euros, está llamado a ser un centro de reunión entre personalidades del mundo del deporte y reputados empresarios barceloneses. Este martes, sin embargo, no fueron muchos los VIP que se dieron cita en el torneo que organiza Beto Agustí, ex director general de la ACB, que fue despedido de extrañas formas. Poco accesible con los medios, Agustí estuvo muy pendiente de que las personalidades presentes en el torneo estuviesen tranquilas. Entre ellas destacaba una: Sandro Rosell.

El ex presidente del Barça acudió acompañado de su hermano Sergi y tampoco se quiso prodigar entre los medios. "Estoy muy desconectado del Barça", confesó en una escueta conversación con este medio, eludiendo pronunciarse sobre la posible candidtura de Toni Freixa a las elecciones y descartando hacer valoraciones sobre la pena de siete años de prisión que pide para él el fiscal José Perals por el caso Neymar. Rosell no coincidió con la cúpula directiva del club por muy poco, ya que estaba prevista allí la comida de directivas con el presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, un apasionado del tenis, ex jugador profesional y miembro de varias federaciones en la actualidad. Tampoco acudió la familia Tous, que canceló su asistencia a última hora.

Moix razona la anulación de la comida de directivas

El único directivo del Barça que se dejó ver por el Village del Godó fue Jordi Moix, quien reconoció que la comida de directivas se había suspendido por la tragedia ocurrida este lunes en el IE Joan Fuster. "Aunque no tenga que ver directamente con el fútbol, a los que tenemos hijos nos conmociona ver que pueda ocurrir algo así. No nos parecía adecuado celebrar una comida festiva al día siguiente de la tragedia y de cara al derbi intentaremos hacer algún acto conmemorativo junto con la directiva del Espanyol", reconoció.

Moix y Rosell, íntimos amigos desde hace muchos años –Rosell consiguió que Laporta aceptase a Moix en la directiva de 2003, aunque el abogado nunca lo vio con buenos ojos–, apenas intercambiaron unas palabras en el Godó y no compartieron mantel, aunque estaban en mesas contiguas. Rosell estuvo en la mesa presidencial, junto con Agustí y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, al que dio un efusivo abrazo en cuanto se toparon frente a las escaleras que daban acceso al restaurante. También se sentaron con él los directores de Sport, Joan Vehils, y de Mundo Deportivo, Santi Nolla. Este segundo fue de los más próximos a Rosell.

Masip y Luque llegan juntos

Enric Masip y Albert Luque llegaron juntos al Village y animaron el ambiente al estar mucho más receptivos con los medios de comunicación. Masip no dudó en hablar sobre el Barça cuando fue preguntado: "El club está en las Antípodas de lo que era con Laporta, cuando se firmó el acuerdo con Unicef y se transmitían unos valores que sirvieron de ejemplo en el resto del mundo. El club, ahora con Catar, se ha alejado mucho de la imagen que ofrecía antes y que debe representar".

También estuvieron en el Godó el actual entrenador del Espanyol, Sergio González, que este sábado se enfrentará al Barça en Cornellà, durante el derbi catalán, y Anna Tarrés, la ex seleccionadora española de natación sincronizada, ahora enrolada en el equipo francés. Tarrés compartió mesa con varias periodistas deportivas como Olga Viza, Cristina Cubero y Pilar Calvo. Tampoco faltaron el senador de deportes por CiU en Madrid, Josep Maldonado, ni el economista José María Gay de Liébana.

Derrota y enfado de Verdasco

Prácticamente ninguno de todos ellos presenció el partido entre Fernando Verdasco y Andrey Rublev, 329 del ránking ATP. El tenista madrileño perdió (7-6 y 6-3) ante el joven ruso de 17 años, que, además, arrastraba molestias en la pierna. Verdasco empezó más entonado el partido pero se desinfló, víctima del calor y del empuje del ruso, mucho más ambicioso. Mal estreno de Verdasco en Barcelona, que acabó despotricando: "Me ha sorprendido lo maleducado que es Rublev".

Todo apunta que este miércoles, con el debut de Rafa Nadal, el ambiente será mucho más intenso. El tenista mallorquín es el gran reclamo del torneo y percibe un millón de euros del Sabadell, patrocinador del evento y también suyo personal. Por cierto, su tío Toni Nadal, no desaprovechó la ocasión para presentar su libro Todo se puede entrenar.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad