Roures sigue con la pataleta y arremete contra la directiva del Barça

stop

El dueño de Mediapro acude a la televisión catalana para criticar las "excusas" de la junta y califica a Núñez de "personaje nefasto"

Jaume Roures, propietario de Mediapro, reconoce que estuvo cerca de una fusión con Canal Plus

20 de febrero de 2015 (01:12 CET)

Jaume Roures sigue con su particular campaña publicitaria contra la junta directiva del Barça a modo de pataleta. El propietario de Mediapro acudió a los estudios de TV3 para conceder una entrevista en la que arremetió contra la actual junta directiva del FC Barcelona y mostró síntomas de estar profundamente tocado tras el nuevo acuerdo con Telefónica.

Roures habló de decepción por las malas formas de la directiva que preside Josep María Bartomeu, al que evitó nombrar: "Estoy decepcionado pero no sorprendido, se veía venir por como se llevaban las negociaciones. Cuando la gente se esconde, evita negociar y no da la cara se intuye lo que va a pasar".

El dueño de Mediapro se escudó en las lecturas en clave electoral para explicar la decisión del club: "Hay factores electoralistas que alguien puede entender como argumentos para explicar esta decisión, como el hecho de que me lleve bien con Cruyff, Laporta y Guardiola... Creo que no hay que mezclar las cosas".

Respetuoso con Faus y Rosell

Sin embargo, y curiosamente, Roures salvó de la quema tanto a Javier Faus como a Sandro Rosell. "En el viaje a Bilbao coincidí con Faus. Allí ya lo veía perdido [la renovación] desde hacía días, pero aproveché para hablar con él sobre ello, porque Faus es una persona con la que se puede dialogar y conversar sobre muchos temas interesantes. Y no solo de fútbol", dijo dando a entender que no le pasa lo mismo con muchos de los directivos del club.

A Rosell lo quiso distanciar de la actual directiva: "No he negociado ningún contrato con la actual directiva, solo negocié uno con ellos cuando estaba Rosell, al que conozco desde hace 25 años, luego ninguno".

Muy duro con Núñez

"También firmamos contratos con Núñez", matizó Roures acto seguido, para dar a entender que incluso con sus peores enemigos puede evitar los asuntos personales –su enemistad con Núñez es de notoriedad pública– cuando hay que hacer negocios.

Posteriormente, fue muy duro con el expresidente: "Yo creía que personajes como Núñez eran nefastos y había que echar a personas que representaban todo lo contrario a la democracia, como él, que ahora está en prisión por sobornar a inspectores de Hacienda para defraudar dinero, que es robarnos a todos. Que la junta mantenga su nombre en el Museo del Barça me parece una falta de concepto democrático muy importante".

En clave electoral, sobre Cruyff

El acuerdo que posibilitaba a Roures la explotación de los derechos televisivos del Barça se forjó hace ocho años, con Joan Laporta como presidente. Sin embargo, Roures marcó las diferencias con el anterior presidente del Barça: "En las elecciones de 2003 no le di mi apoyo porque creía que el mejor candidato era Bassat". "Yo no me inventé a Bassat, pero le di mi apoyo. Yo apoyaba a Bassat con Guardiola y al otro lado estaban Laporta y Cruyff juntos", respondió a una pregunta de Lluís Canut.

También remarcó diferencias con Cruyff a pesar de su fuerte amistad y recurrió a su condición de socio del Barça como última argucia para denunciar que hayan cambiado Mediapro por Telefónica: "Johan nunca se ha escondido de nada, estaba con el Elefant Blau desde el principio y yo no estaba... Pero la realidad molesta y se mezclan amistades con otras cosas... Yo soy socio desde hace más de 25 años, cosa que tampoco se ha tenido en cuenta a la hora de negociar".

Utiliza a Guardiola para atacar a la junta

Visiblemente dolido, incluso descompuesto, Roures sacó a relucir el nombre de Guardiola con toda la intención de golpear a la actual directiva: "Gente de la junta me echó en cara que yo estuviese en la presentación de Guardiola como entrenador del Bayern... Es un amigo mío, no entiendo que me echen eso en cara; tendrían que estar todos aplaudiéndolo a cuatro manos".

"No gusta la foto con cuatro catalanitos"

"Telefonica no nos ha superado [en la oferta], pero han firmado el contrato con ellos, que es una cosa distinta", siguió argumentando Roures, que sacó su repertorio más sarcástico: "Es mejor la foto con Telefonica que con nosotros, que somos cuatro catalanitos".

"Todo este despliegue sobre que ahora, de repente, hemos descubierto America Latina, es muy relativo. Hace dos años que se lo estamos ofreciendo al Barça, a cambio de muchos millones de euros, y no les interesaba", defendió el dueño de Mediapro. "Evidentemente Telefonica es 10 veces más grande que Mediapro, pero no estamos hablando del tamaño de la compañía", explicó Roures antes de golpear a la propia Telefónica: "Es el último operador en América Latina".