Rosell propone una Liga con 16 equipos y una Champions con 64

stop

El presidente del Barça aboga por un torneo español con ocho jornadas menos y ocho clubes que accederían a la gran competición europea

Messi celebra su segundo gol ante el Madrid seguido de Jordi Alba | EFE

01 de noviembre de 2012 (19:18 CET)

Sandro Rosell, presidente del Barça, se postuló a favor de una Liga de 16 equipos durante la campaña electoral de 2010. Hoy, dos años y medio después, el máximo dirigente del club azulgrana mantiene su propuesta y ha añadido una variable importante. Es partidiario de ampliar la Champions, la competición europea más prestigiosa, a 64 equipos. El doble que en la actualidad.

Según ha desvelado la Cadena Ser este jueves, Rosell quiere una Liga con ocho jornadas menos y una Champions con más partidos con el objetivo de aumentar la competitividad en ambas competiciones y, sobre todo, obtener más ingresos. Su propuesta, revolucionaria, debería ser aceptada por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y la UEFA. Difícilmente obtendrá el visto bueno por las reticencias de los clubes más modestos en España y de Michel Platini, presidente del máximo organismo continental.

El presidente del Barça quiere una Liga con menos equipos pero más competitiva. Los ocho primeros se clasificarían para la siguiente edición de la Champions, los seis primeros de forma automática y los dos últimos deberían disputar una eliminatoria. Los cuatro siguientes equipos (del 9 al 12) accederían a la Europa League y los últimos cuatro lucharían por eludir el descenso. El colista bajaría automáticamente a Segunda División y los otros tres disputarán una promoción.

Cambios en Segunda

En Segunda División también habría cambios importantes. Formada actualmente por 22 equipos, Rosell aboga por dos grupos de 16 clubes (se escogerían los equipos por proximidad geográfica). Es decir, 10 más que ahora. Los ocho primeros lucharían por subir de categoría.

En Europa, la Champions vería duplicado el número de equipos participantes. Rosell propone 16 grupos de cuatro equipos en la fase inicial. A partir de entonces comenzarían las eliminatorias en una competición en la que se primaría a los equipos de las ligas más poderosas. Platini difícilmente asumirá la idea de Rosell porque siempre ha abogado por "democratizar" el fútbol en todo el continente. Por aumentar el protagonismo de los clubes y países con menos recursos económicos.

En caso de prosperar el proyecto de Rosell, los grandes clubes europeos verían incrementados los ingresos por taquilla y derechos de televisión. Por este segundo concepto, Barça y Real Madrid perciben actualmente unos 165 millones de euros por temporada, según el economista José María Gay de Liébana.


Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad