Rosell critica la venta de patrimonio de Laporta

stop

El anterior presidente del Barça denuncia que "los terrenos de Viladecans no servían ni para plantar alcachofas"

Sandro Rosell y Javier Faus en la rueda de prensa sobre el futuro del Camp Nou del 20 de enero de 2013 | EFE

16 de septiembre de 2014 (11:21 CET)

Sandro Rosell, expresidente del Barça, se mostró muy crítico con la gestión económica de su antecesor, Joan Laporta, en su declaración ante el juez José Manuel Martínez Borrego. El presidente dimisionario cargó contra el expresidente Laporta por las operaciones patrimoniales que activó cuando estaba al frente del club. 

"La venta de parcelas al lado de la Ciudad Deportiva fue una decisión horrorosa. Nosotros hicimos la promesa de recuperar esos terrenos y todavía hemos comprado más. Y confío en qu mis compañeros seguirán comprando si hay ocasión", explicó Rosell. "Es absurdo vender terrenos en Sant Joan Despí para comprar en Viladecans", añadió.

Crítico con los terrenos

Precisamente sobre los terrenos de Sant Joan Despí, Rosell fue especialmente crítico con la junta de Laporta al asegurar que aquella venta de terrenos era "una operación de balance" para cuadrar cuentas: Era una operación de balance de la junta anterior, no era una compraventa al uso, sino una venta a plazos y solo se pagó el IVA y la primera cuota. Normalmente, cuando alguien compra algo, o lo paga al contado o pide un crédito. En este caso el club se reservaba una opción de recompra". 

En cuanto a los terrenos de Viladecans, que costaron 18,5 millones, Rosell fue aún más contundente: "Los terrenos de Viladecans no servían para ni para plantar alcachofas, y no es una broma, se dio este caso. La tasación de 5,5 millones que hicimos creo que fue demasiado alta, aún tenía que haber sido más baja". "Intenté vender los terrenos desesperadamente pero nadie los quiso, ni por cinco ni por un millón", atajó. 

Curiosa comparativa entre 2003 y 2010

En su declaración ante el juez, el anterior presidente del Barça recordó otra operación: "También detuvimos la venta de terrenos del Miniestadi. Ahora, el club quiere ganar patrimonio, no venderlo". "En 2010, el club estaba en quiebra técnica, con fondos negativos. El valor del club era más o menos igual que en 2003. En ambos casos valía muy poco", expuso Rosell antes de pasar revista a la plantilla de 2003 y sacar pecho por la tasación que realizó: "La plantilla del Barça estaba sobrevalorada en 63 millones. Déjeme decirle que la clavamos, porque salvo Riquelme, todos se vendieron a cero euros". 

Rosell compareció este martes ante el juez. Después lo hizo el vicepresidente económico, Javier Faus, a quien el juez confiscó el teléfono móvil para que no pudiera contactar con el anterior presidente del Barça.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad