Rijkaard, el hombre tranquilo que cambió el rumbo del Barça

stop

El técnico holandés dirige ahora a la selección de Arabia Saudí, rival de España en Pontevedra

Frank Rijkaard, en Pontevedra / EFE

07 de septiembre de 2012 (12:28 CET)

Frank Rijkaard es un tipo apacible, ahora con unos cuantos kilos y canas más que hace cuatro años y medio, cuando abandonó el Barça. Dirigió la transformación del equipo azulgrana, con Ronaldinho como icono, pero aquel exitoso proyecto se desmoronó por los desmadres del brasileño y otros jugadores. Desde hace un año, es el seleccionador de Arabia Saudí, rival este viernes (22.00, La 1) de España en Pontevedra.

Centrocampista exquisito del gran Milan de Sacchi, Rijkaard se doctoró como entrenador en el Barça, tras dirigir a la selección holandesa en la Eurocopa de 2000 (celebrada en Bélgica y Holanda). En Barcelona disfrutó con la ascensión de un equipo con mucha magia, pero sufrió su hundimiento al no poder gestionar a una plantilla con muchos egos y totalmente fracturada desde el día que Eto'o arremetió contra Ronaldinho.

Ronaldinho y el rebelde Eto'o

Rijkaard, un técnico distante y nada intervencionista, no pudo reconducir a Ronaldinho. Tampoco a Deco, Motta, Gudjohnsen. Ni al rebelde Eto'o. El último de sus cinco años como entrenador del Barça fue demasiado tormentoso y, a media temporada, ya visionó que su etapa estaba finalizando. Lejos quedaban las dos Ligas y la segunda Champions que ganó su Barça, el fútbol de dibujos animados de Ronaldinho, la pegada de Eto'o, la sabia dirección de Xavi, los primeros destellos de Iniesta, la consolidación de Víctor Valdés... Aquel equipo también tuvo momentos gloriosos.

El Barça de Rijkaard también silenció un día el Bernabéu. Fue el 19 de noviembre de 2005, el día que parte de la afición del Real Madrid aplaudió a Ronaldinho. Medio año después llegó la gran noche de París y el eternamente recordado gol de Belletti ante el Arsenal.

Puesto 105 del ránking FIFA

Esta semana, en Pontevedra, Rijkaard se enfrentará a una España con más similitudes que diferencias respecto al Barça que dirigió. Arabia Saudí está en un nivel muy inferior. En agosto de 2011, cuando inició este proyecto, ocupaba el puesto número 87 del ránking FIFA con 372 puntos; ahora, en septiembre de 2012, ha retrocedido hasta el puesto 105, con 328 puntos.

"Siempre le tuve por un caballero; dejó el ejemplo de un entrenador con buen gusto futbolístico y una conducta ejemplar", ha comentado Vicente del Bosque, en Pontevedra, de Rijkaard. Más cariñoso aún será el reencuentro del técnico con Iniesta ("Se merece el premio de la UEFA", ha dicho) y, sobre todo, Xavi, quien nunca olvidará su reacción tras un mal partido. Tres días después, durante un entrenamiento, el holandés le susurró: "El otro día no estuviste muy bien". El centrocampista, y Premio Príncipe de Asturias de 2012, no supo cómo reaccionar, habituado a las broncas de otros entrenadores.




Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad