Ricky Rubio vuelve a lo grande

stop

El base lideró la victoria de los Timberwolves ante los Mavericks con una gran actuación nueve meses después de una grave lesión de rodilla

Ricky Rubio, en acción, durante su regreso con los Timberwolves ante los Mavericks / EFE

16 de diciembre de 2012 (11:18 CET)

Ricky Rubio ha vuelto. Casi nueve meses después de ser operado del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, el base de El Masnou (22 años) ha liderado la victoria de Minnesota Timberwolves contra Dallas Mavericks por 114-106 (con prórroga). Anotó 8 puntos, dio 9 asistencias, capturó 4 rebotes y recuperó 3 balones en un partido en el que aportó mucha intensidad defensiva y desparpajo en los 19 minutos que disputó.

Rick Adelmon, entrenador de los Timberwolves, contemplaba con preocupación el mal inicio de su equipo, que perdía por 18-28 a 1 minuto y 47 segundos para que concluyera el primer cuarto. Entonces ordenó a Rubio que entrara en la pista y el base catalán, ovacionado por su afición, cambió la dinámica del partido. Rubio activó a los Timberwolves, que encadenaron su cuarta victoria pese a la ausencia de Kevin Love.

Carrera meteórica

Rubio no estuvo muy inspirado en el tiro (1 de 4 en tiros de campo, 0 de 3 en triples y 6 de 8 en tiros libres), pero dirigió perfectamente a los Timberwolves y contagió su carácter ganador a sus compañeros. La pasada temporada, en su debut en la NBA, el equipo de Minnesota ganó 21 partidos y perdió 20 con él en la pista. Sin el base catalán, lesionado, los Timberwolves perdieron 20 de los 25 encuentros restantes.

Formado en las categorías inferiores del Joventut, club con el que debutó en la Liga ACB cuando sólo tenía 14 años, jugó dos temporadas en el Barça antes de iniciar su aventura en la NBA, donde los técnicos admiran su velocidad y competitividad. La actual es su segunda temporada con las grandes estrellas del baloncesto mundial. Nueve meses después de sufrir una grave lesión, Rubio ha vuelto para acelerar a los Timberwolves y para proseguir una carrera meteórica.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad