Representantes de futbolistas, gestores de fortunas emergentes

stop

Los agentes, que perciben entre el 5% y el 10% de los sueldos de los jugadores, pactan unos honorarios con las grandes estrellas

3 hawaiian airlines_844x448

08 de marzo de 2013 (19:54 CET)

Leo Messi gana unos 16 millones de euros en concepto de sueldo; Michu, una de las sensaciones de esta temporada en la Premier, percibe 1,2 millones de euros en el Swansea tras cobrar poco más de 200.000 euros en el Rayo hace un año. Ambos han firmado una importante mejora salarial en 2013 y sus representantes han obtenido importantes beneficios económicos tras cerrar dos acuerdos de forma muy discreta. En España, según la FIFA, hay censados 575 agentes. El más mediático de la Liga es Jorge Mendes, que gestiona los negocios de José Mourinho y Cristiano Ronaldo, el entrenador y la gran estrella del Real Madrid, a través de la empresa Gestifute.

"Es una persona hábil, con contactos muy buenos en Portugal", asegura Josep Maria Minguella, el agente más influyente del fútbol español en los años 90 cuando representaba a Zubizarreta, Stoichkov, Rivaldo y Romario, entre otros jugadores de prestigio del Barça.

Los más influyentes

Bahía Internacional, agencia de representación fundada por José Antonio Martín, Petón, también vive una etapa de crecimiento. Cuenta con cinco futbolistas de la selección española (Torres, Javi Martínez, Pedro, Navas y Monreal) y Michu entre sus clientes más selectos. Ginés Carvajal (representante de Víctor Valdés que en el pasado gestionó los negocios de Raúl y Cañizares), Josep Maria Orobitg (Guardiola, Vilanova y Busquets), Arturo Canales (Piqué, Agüero, Pablo Hernández y Ander Herrera) e Iñaki Ibáñez (Xabi Alonso, Arteta) son los otros representantes más influyentes del fútbol español.

Otros futbolistas, optan por personas de máxima confianza, con una prolongada vinculación profesional desde sus inicios. Es el caso de Xavi, representado por Ivan Corretja, y Puyol, asesorado por Ramon Sostres. Iniesta, el otro gran icono del Barça actual, es representado por Pere Guardiola, hermano del extécnico azulgrana que también controla a Luis Suárez, delantero uruguayo del Liverpool.

'Agente FIFA', abogado o familiar

En España, un futbolista sólo puede ser legalmente representado por un agente FIFA, un abogado o un familiar directo. "Un representante debe ser leal a su futbolista, saber hasta dónde puede llegar en una negociación con un club y, sobre todo, no tener prisa", destaca Petón, retirado de la gestión diaria "por agotamiento", al enumerar las prioridades de cualquier agente. "Un futbolista de gran nivel no hay que ofrecerlo nunca porque se devalúa; en la mayoría de los casos, no obstante, es imprescindible contactar e invitar a secretarios técnicos", añade el exjugador del Atlético, que constituyó Bahía Internacional con Joaquín Martorell con la ayuda de Antena 3.

"Cualquier representante tiene que ser honesto con su cliente y ofrecerle confianza. En los últimos 20 años, las relaciones entre los clubes y los jugadores han cambiado mucho. Antes, un futbolista tenía poco poder porque existía el derecho de retención; ahora, los futbolistas son dueños de su futuro", destaca Minguella, autor del libro 'Casi toda la verdad', en el que relata sus experiencias en el mundo del fútbol.

Messi y Maradona


Minguella, que avaló la contratación de Messi por el Barça tras atender las recomendaciones de sus contactos en Argentina, gestionó también el fichaje de Maradona en 1982. "Fue la operación más complicada. Duró cuatro años y tuvimos que luchar y negociar con las autoridades militares de Argentina", recuerda el exagente, cuyas relaciones con la directiva que presidía Josep Lluís Núñez pasaron por momentos de gran complicidad y otros muy tormentosos.

Los representantes perciben entre el 5% y el 10% del sueldo de los futbolistas. Con los deportistas de élite, el acuerdo contractual contempla unos honorarios que pactan las dos partes y que puede ascender a casi un millón de euros. En algunos traspasos también pasan una minuta a los clubes por sus gestiones, práctica que está totalmente prohibida en Inglaterra.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad