¿Qué pasaría con el Barça y el Espanyol si Cataluña se independiza?

stop

Tres abogados analizan los diferentes escenarios normativos que se podrían producir

Víctor Malo

El presidente del Barça, JM Bartomeu, compartió el palco del Camp Nou con el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, y la cúpula directiva del Bayern Múnich | EFE
El presidente del Barça, JM Bartomeu, compartió el palco del Camp Nou con el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, y la cúpula directiva del Bayern Múnich | EFE

08 de mayo de 2015 (21:48 CET)

¿Qué pasaría con el Barça y el Espanyol en el supuesto hipotético de que Cataluña fuese proclamada independiente? Se trata de una pregunta que se ha formulado muchas veces en los últimos tiempos. Es una de esas incógnitas que generan interés y polémica a partes iguales. Para encontrar la solución, el abogado Jaume Barroso organizó el pasado miércoles una conferencia en el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona con tres ponentes especializados en la materia.

José Luis Pérez Triviño, catedrático de filosofía del derecho en la Univeristat Pompeu Fabra, Diego Molina Ruiz del Portal, abogado especializado en derecho deportivo, y Sergi Blázquez Quevedo, vicepresidente de la plataforma Pro Seleccions Esportives Catalanes, fueron los invitados al acto encargados de apuntar las distintas tesis para el Barça y el Espanyol. Sus enfrentados pensamientos políticos contribuyeron a crear un debate nacionalista.

Futbolistas catalanes, extracomunitarios

Pérez Triviño apuntó dos posibilidades para los equipos catalanes: por un lado, el abogado señaló la posibilidad de que a través de la Federación Catalana de Fútbol se confeccionase una Liga de fútbol profesional catalana, dónde el Barça y el Espanyol serían los equipos más fuertes. Un escenario que ninguno de los dos clubes contemplaría. En el otro supuesto, citó la posibilidad de imitar el modelo francés, que acepta al Mónaco en la Ligue 1, y sugirió que el Barça fuese a parar a una liga extranjera como ésta. 

Más posibles son las soluciones apuntadas por Diego Molina. El abogado andaluz considera que lo normal sería que ambos clubes siguiesen jugando en la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Sin embargo, apunta que tendrían que superar varias trabas: 1) Modificar la Ley del Deporte. 2) Reformar los estatutos y el reglamento de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). 3) Asumir que al cambiar de país, y teniendo en cuenta que, de entrada, Cataluña no formaría parte de la Unión Europa, tendrían que pasar los controles administrativos y aracenlarios cada vez que los equipos cruzasen la frontera. 4) Los futbolistas catalanes serían considerados extra comunitarios.

Barça y Espanyol, ¿en ligas diferentes?

Sergi Blázquez se posicionó en contra de alguna de estas últimas tesis y quiso dejar claro que tanto Barça como Espanyol podrían negociar su futuro libremente, al ser entidades privadas. Esta opción sugiere que el Barça tendría más facilidades para elegir liga, toda vez que su caché en Europa está mucho más cotizado que el del Espanyol. ¿Qué Liga no querría tener al Barça, aunque solo fuese para venderla mejor por el mundo? Por tanto, no habría que descartar, ni siquiera, la posibilidad de que el Espanyol y el Barça jugasen en ligas diferentes. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad