¿Qué pasa con Messi?

stop

El astro argentino amenaza con repetir una temporada apática y está vigilado con lupa por Marcelo d'Andrea en su propia casa

Gil Manzano sanciona con amarilla a Leo Messi en el Madrid-Barça | EFE

03 de noviembre de 2014 (22:56 CET)

Leo Messi vuelve a ser el futbolista apático que durante los dos últimos años ha vagado por los terrenos de juego de forma habitual. Es un misterio el por qué de sus cambios anímicos. Hay partidos en los que corre como una gacela, presiona y busca el gol de forma insaciable. Pero, aleatoriamente, se convierte en un jugador falto de chispa, sin ánimo para correr ni para buscar el desequilibrio.

Además de la cuestión anímica, hay otro elemento físico que podría estar afectando al delantero argentino. Ese es el motivo de que uno de los fisioterapeutas de la Asociación de Fútbol Argentina (AFA), Marcelo d'Andrea, se haya instalado a vivir en la casa del crack, en Castelldefels, desde hace ya unas dos semanas, según dijo el periodista Quim Domènech (La Sexta).

Messi está protagonizando un arranque de curso discreto en comparación a los números que presentaba en las anteriores campañas. Este año no puede competir con Cristiano Ronaldo, que lleva 17 goles en 10 jornadas. Messi ha marcado tan solo 9 entre todas las competiciones y no es ni el máximo goleador de la plantilla, papel que asume Neymar, con 11 dianas.

Haya una incidencia física o no, lo que cada vez parece más evidente es que hay un tema anímico que afecta a Messi, probablemente algo decaído tras las críticas que recibe desde hace un par de años, cuando empezó el hundimiento del Barça contra el Bayern en Champions y, sobre todo, a raíz del caso penal que le mantiene imputado ante la justicia por defraudar a Hacienda. Y no hay que olvidar otro tipo de problemas personales que le han afectado con su familia y entorno más cercano.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad