Puyol se enfrenta a otra recuperación milagrosa

stop

El capitán, de 34 años, estará ocho semanas más de baja por una luxación en el codo

03 de octubre de 2012 (16:06 CET)

Carles Puyol volverá a luchar contra el reloj y la lógica. La escalofriante luxación de codo que sufrió ante el Benfica le tendrá unas ocho semanas de baja –si no vuelve a recortar los plazos—, pero evitará el quirófano. Con 34 años, los milagros del 'noi de la Pobla' han dejado de ser excepcionales. Y la renovación de su contrato, que termina el 30 de junio de 2013, sigue su curso. En marcha, pero sin cerrarse.

El capitán azulgrana ha sufrido muchas, demasiadas lesiones en su carrera deportiva: desde problemas musculares, hasta la actgual luxación, pasando por fractura de pómulo en más de una ocasión. Pero, sin duda, el punto débil de Carles es la rodilla. Algo que comenzó a notar hace un par de temporadas.

Un capitán que apela a la épica


Puyol sufrió su última lesión de rodilla en Getafe, el pasado 15 de septiembre. Las pruebas determinaron que sufría un estiramiento del ligamento cruzado posterior de la rodilla izquierda. El tiempo de recuperación estaba cifrado entre cuatro y seis semanas. Pero tan sólo dos semanas después pudo jugar ante el Benfica. Siempre vuelve antes de lo previsto. Siempre fuerza la máquina.

El gran problema del capitán llegó casi 20 meses antes. En 2011. A finales de enero padeció una tendinopatía en el vasto de la rodilla izquierda que le tuvo tres meses de baja. Regresó expresamente para enfrentarse al Real Madrid en el Bernabéu, pero se retiró del campo con problemas musculares. Al término de la temporada, y tras ser suplente en la final de Wembley, pasó por el quirófano para arreglar el problema de la rodilla. Otros tres meses de baja más.

"Siempre vuelve a salir el sol"

Lo más importante es que el defensa catalán está motivado y quiere volver cuanto antes a jugar. Al término de la última temporada, los médicos volvieron a intervenir al capitán del Barça por molestias en la rodilla derecha. Y regresó. No en vano, la fractura de pómulo en Navarra, la lesión de rodilla en Getafe y la luxación de codo le están marcando en este inicio. Visto de otro modo, estará más descansado para la parte crucial de la temporada.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad