Puyol descarta el negocio de la representación de jugadores mientras trabaje en el Barça

stop

El exfutbolista azulgrana se desmarca de su amigo Iván de la Peña para no incurrir en ningún incumplimiento normativo 

De la Peña, Puyol y Luis Enrique acompañaron a Laureano Ruiz en la presentación de su libro (2010) | Archivo

14 de octubre de 2014 (00:00 CET)

Carles Puyol, exjugador del FC Barcelona, ha abandonado la idea de adentrarse en el negocio de la representación de jugadores. El mítico capitán del mejor Barça de la historia ha vuelto a hacer de la ética personal su principal seña de identidad al desmarcarse de esas labores mientras trabaje en el club que se lo dio todo. De este modo, no incurrirá en ningún tipo de incompatibilidad laboral.

Fuentes próximas al entorno de Puyol han expresado el malestar del excapitán del Barça por "las habladurías en torno a este tema". "Carles se planteó en su día emprender un proyecto con su amigo Iván de la Peña antes de decidir qué haría con su futuro, cuando aún albergaba serias dudas a este respecto. Finalmente, el Barça le hizo una propuesta que no dudó en aceptar y todas las demás posibilidades se disolvieron", comentan.

Estricta normativa FIFA

De hecho, las normativas tanto de la FIFA como de la UEFA son muy estrictas en el ámbito de la representación de futbolistas. Hasta el punto de que está prohibido que alguien que ostenta un cargo dentro de un club pueda ejercer como representante, aún teniendo el título de Agente FIFA. Sin embargo, hay muchos casos en que esto se incumple con el uso de testaferros.

En estos momentos, Puyol está estudiando un curso de dirección deportiva para estar lo mejor preparado posible en sus funciones en el Barça. El catalán se ha convertido en la mano derecha de Andoni Zubizarreta, director deportivo del club. Así definió Zubi su nueva labor en el club durante una entrevista con TV3: "Está en proceso de adaptación, aprende rápido, su mirada como exjugador nos ayuda a corregir otras cosas".

Al margen de las acciones de De la Peña

Puyol contempló la posibilidad de aventurarse en la representación de futbolistas la temporada pasada. El de La Pobla de Segur, consciente de que el cuerpo no le permitía seguir jugando en la élite, barajaba tres caminos hacia donde encaminar su futuro profesional: fichar por otro club de nivel inferior al Barça para tratar de jugar hasta los 40 años; incorporarse al área deportiva del club –opción que escogió–; y montar una sociedad con De la Peña y su amigo del alma, Javi Pérez. Aunque estuvo muy cerca de hacerse, el proyecto se paralizó.

Sin embargo, De la Peña sí que se dedica a la captación de promesas del fútbol. Por ejemplo, hace un año se llevó a Adrià Bernabé, la estrella del alevín –ahora ya infantil– del Espanyol, al Barça, provocando el enfado de Jordi Lardín, coordinador del fútbol base del club perico. Lo Pelat también representa a Carles Aleñá, conocido como el 'Maradona' de la cantera del Barça. Operaciones de las que Puyol, en principio, está al margen.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad