¿Por qué Salvador Alemany no se presenta a las elecciones del Barça?

stop

La edad y la falta de ilusión camuflan los posibles intereses en contra tanto de La Caixa como de su amigo Florentino Pérez

Víctor Malo

Salvador Alemany asiste, ausente, a una fotografía de Juan Carlos Navarro con unas niñas en un partido de homenaje mientras piensa en Florentino Pérez, un obstáculo para aspirar a presidir el Barça | Fotografías: V.Malo | Fotomontaje: Diario Gol
Salvador Alemany asiste, ausente, a una fotografía de Juan Carlos Navarro con unas niñas en un partido de homenaje mientras piensa en Florentino Pérez, un obstáculo para aspirar a presidir el Barça | Fotografías: V.Malo | Fotomontaje: Diario Gol

10 de abril de 2015 (23:46 CET)

Cada día suena más el nombre de Salvador Alemany. En los centros de negocio y en los círculos empresariales catalanes, pero también en el entorno barcelonista. El nombre del presidente de Abertis, la principal concesionaria de autopistas de Cataluña, está en boca de socios del Barça, de ex directivos del club, de periodistas e, incluso, de candidatos a la presidencia del club.

Fuentes próximas a Alemany consultadas por Diario Gol lamentan que "no se presentará a las elecciones del Barça, a pesar de que mucha gente le insiste para que lo haga". "Si se presentase, no tendría rival. Ni Laporta, ni Bartomeu, ni ningún otro. Sería el mejor presidente que podría tener el Barça, pero aún no hay manera de convencerle", sostienen sus allegados, ligeramente intrigantes. Como si tampoco lo descartasen del todo. 

Alemany, directivo del Barça de José Luis Núñez durante 17 años, es un hombre de negocios que ha sabido hacer fortuna en Cataluña. Vinculado históricamente a La Caixa, todavía no ha olvidado el consejo que le dio Isidre Fainé en 2003: "No creo que sea buena idea que te presentes a las elecciones del Barça". Aquellas palabras le ayudaron a cerrar una etapa en el club, aunque el corazón –que le ha dado algún que otro sobresalto en los últimos años– le empujaba a seguir. Actualmente, a sus 71 años, Alemany prefiere mantenerse al margen. Sin embargo, los que le conocen aseguran que su perfil idóneo para presidir el club es similar a lo que él mismo representa: "Un patricio, alguien consolidado, que no está para batallas electorales con el cuchillo entre los dientes".

Socio de Florentino a través del vínculo Abertis-ACS

El actual miembro de la Fundación La Caixa mantiene una estrecha relación de amistad con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y, de hecho, ambos son socios de Abertis, donde cada vez gana más presencia Francisco Reynés. Si bien su vínculo empresarial se ha enfriado en los últimos años –ACS, la rica constructora de Florentino, llegó a tener el 25% de las acciones de Abertis, pero se desprendió del 15% en 2010 y de prácticamente el 10% restante en 2012, quedándole un residual 0,3%–, Salvador y Florentino todavía sintonizan en lo personal.

Ese podría ser otro de los obstáculos que se encuentra Alemany. Quizás no quiere poner en peligro su relación personal y empresarial con Florentino, un presidente muy forofo de su Madrid. "Alemany no es tan hooliganero", dicen los que le conocen. De hecho, su verdadera pasión es el baloncesto. Por eso no es extraño verlo en el Palau Blaugrana departiendo con socios, periodistas y jugadores. Su relación con el capitán Juan Carlos Navarro es óptima. Ambos fueron partícipes de la Euroliga de 2003, la primera de color azulgrana. Aquel fue el último año de Alemany en el club. El también presidente de la comisión económica de la Euroliga salió del Barça por la puerta grande.

Apasionado del baloncesto, se fue del club con Gaspart

Alemany fue miembro de la junta directiva del Barça de 1986 a 2003 y llegó a ostentar la vicepresidencia del club, que compatibilizaba con el cargo de presidente de la sección de baloncesto. Dimitió como directivo del club el 4 de febrero de 2003, durante el oscuro mandato de Joan Gaspart. Sin embargo, siguió vinculado a la sección de baloncesto a petición del propio Gaspart hasta los últimos días de aquella junta, cuando Joan Trayter asumió el mando de la comisión gestora durante poco más de un mes. Justo antes de que Joan Laporta ganase las elecciones.

Su fuerte sentimiento culé le llevó a involucrarse en la carrera electoral de 2003, pero en un segundo plano. Se unió a la candidatura de Lluís Bassat y, aunque muchos piensan que con él de cabeza visible nunca se habrían perdido aquellas elecciones, Alemany tuvo muy en cuenta lo que Fainé le había desaconsejado. Perdieron y decidió cerrar una etapa muy intensa de su vida. "Para ser presidente del Barça hay que tener mucha ilusión y Alemany, que tiene la suerte de haber salido bien del club, ya no la tiene", dicen personas de su más estricta confianza.

Una idea que hace temblar a los candidatos actuales

En estos momentos, por tanto, la posibilidad de que se presente a las elecciones del Barça es remota. "Si no hubiese estado 17 años en el club sería el candidato idóneo, pero ya no tiene la ilusión necesaria", insisten. Sin embargo, el extraño panorama que se cierne sobre el club, sin una opción electoral que acabe de convencer verdaderamente al socio, impide descartar del todo la posibilidad. Mientras sus amigos y conocidos le siguen animando, los aspirantes que han escuchado semejante hipótesis se llevan las manos a la cabeza. Son conscientes de que sería un rival muy duro de roer.