Pep Guardiola asiste al despertar de los Lakers (111-106)

stop

El equipo angelino suma su tercera victoria consecutiva pero sigue lejos de los 'play-off'

Guardiola, en el Staples Center

30 de enero de 2013 (11:11 CET)

Rebelión en los Lakers. La franquicia angelina sumó su tercer triunfo consecutivo, ante los Hornets de New Orleans (111-106), volviendo a apostar por el juego de equipo y con un Pau Gasol en un papel secundario, pero aportando.

Después de mucho tiempo, los de Mike D'Antoni parece que están dispuestos a encontrar su mejor línea en el momento más adecuado de la temporada, aunque siguen lejos todavía de los puestos de play-offs de la Conferencia Oeste, que tienen a cinco triunfos, recoge Europa Press.

Bryant, solidario

Kobe Bryant es el primero que ha dado un paso adelante y ha dejado de acaparar protagonismo a la hora de hacer canasta (14 puntos) para suministrar asistencias a sus compañeros. En el último partido firmó 14, y en esta ocasión dio 11, volviendo a ser el máximo asistente de los suyos.

Junto a él brilló en esa faceta el ala-pívot español Pau Gasol, que desde el papel secundario al que le ha condenado D'Antoni aportó en todos los aspectos. Así, el catalán, bajo la atenta mirada de Pep Guardiola, repartió siete asistencias y capturó siete rebotes (cinco defensivos y dos ofensivos) pero se quedó en siete puntos en más de 20 minutos en pista.

Suplente

Con todo, el mejor de los Lakers fue el pívot Dwight Howard, máximo anotador de los locales con 24 puntos, y que aunque no fue demoledor en los rebotes (cuatro), puso cuatro tapones y robó hasta cinco balones. Earl Clark, sustituto de Gasol, hizo 20 puntos, y el suplente Antawn Jamison, 16 desde el banquillo. Bryant se quedó en 14 y el base canadiense Steve Nash, en 12.

El equipo californiano tuvo desbordados a los Hornets durante casi todo el encuentro y a falta de poco más de cinco minutos, parecía tener el partido sentenciado (98-80). Los visitantes reaccionaron entonces de forma inesperada y se acercaron peligrosamente (102-101), pero una canasta de Clark y un triple de Nash les hicieron ahogarse en la orilla.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad