Pau Gasol se reivindica ante los Knicks, pero sigue sin encontrar su sitio en la pizarra de D'Antoni

stop

Tres puntos del catalán en el último minuto dan la victoria (100-94) a unos Lakers empeñados en infrautilizarlo

Pau Gasol machaca el aro de los Knicks

26 de diciembre de 2012 (00:51 CET)

Cruce de sensaciones para Pau Gasol. A pesar de que sus 13 puntos (5/13 en tiros de campo, entre ellos tres triples) y ocho rebotes siguen sabiendo a poco, la participación del ala-pívot de Sant Boi resultó determinante en el triunfo de los Lakers frente a los Knicks (100-94), en un partido en el que volvió a demostrarse que el catalán ya no es la 'opción B' al 'kobesistema' de los angelinos. Los Lakers lograron una victoria de prestigio –esta vez sí- frente a los neoyorquinos, con un Gasol discreto durante los 47 primeros minutos, pero que acabó apareciendo con un tiro libre y un mate a falta de 11 segundos que dio por terminado un igualado encuentro.

Mike D'Antoni sigue buscando la fórmula que acabe de engrasar a sus Lakers. El técnico italo-americano aterrizó en la franquicia californiana como el nuevo mesías capaz de pasar página a los oscuros días de Mike Brown. Y con una plantilla teóricamente de ensueño, la más cara de la liga, prometió dar espectáculo, meter 110 puntos por partido, y recuperar la ilusión generada con los fichajes de primeros espadas de la liga como Steve Nash y Dwight Howard y secundarios de lujo como el defenestrado Antawn Jamison o Jodie Meeks.

Hace apenas dos semanas, en el Madison Square Garden, los Lakers de D'Antoni tocaban fondo encajando una nueva derrota en su gira por el este. Las ausencias de Gasol y Nash parecían ser la disculpa perfecta para un equipo que ha tardado casi dos meses de competición en poder volver a conjuntar sus piezas. Con el base canadiense y el catalán reactivados, los californianos se tomaron este martes su particular revancha frente a unos Knicks que siguen cotizando al alza, pero a los que le sobró un cuarto en el Staples Center.

Récord para Bryant y quebradero de cabeza para Pau

Liderados por un Kobe Bryant que, después de firmar 34 puntos con un más que aceptable 14/24 en tiros de campo, ya es el máximo anotador de la historia en los mediáticos partidos del día de Navidad –superó en su 15º partido los 377 puntos de Oscar Robertson-, los de púrpura y oro (esta vez de blanco nuclear por obra y gracia de la mercadotecnia) volvieron a adolecer de la clarividencia que se le presupone a una plantilla cargada de 'All Stars', a pesar de las dotes de mando de Nash.

Incapaz de sacar partido a uno de los mejores juegos interiores de la liga, D'Antoni sigue sin saber qué hacer con Pau Gasol y Dwight Howard en pista, obligando al catalán a 'bajar el culo' –como se dice en el argot- y defender a jugadores exteriores como el alero Steve Novak o el base reconvertido en escolta Jason Kidd; además de prescindir de él en el ataque estático, incluso cuando fue defendido por un jugador más bajo como Carmelo Anthony. El internacional español, no obstante, supo hacerse fuerte en los momentos decisivos, forzando una falta en la que desperdició un tiro libre y apareciendo, libre de marca, en un saque desde la línea de fondo para encarar el aro y culminar la jugada con un mate que ha de servir para reivindicar su presencia en la pizarra de los Lakers.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad