Paso atrás del Barça Regal en el Buesa Arena (80-69)

stop

Decepcionante actuación de los de Xavi Pascual, que encajan su tercera derrota en seis partidos de la Liga Endesa

San Emeterio protege la posesión ante Ingles

04 de noviembre de 2012 (21:13 CET)

El Barça Regal 2012/2013 sigue siendo un equipo en construcción. Ahora bien, ¿hasta cuándo? El equipo de Xavi Pascual mostró su peor cara en su visita al Buesa Arena y fue derrotado por un Caja Laboral con las ideas mucho más claras. Y eso que el Baskonia venía de sufrir un duro varapalo en Europa. Pero visto lo visto en Vitoria y a pesar de las caras nuevas que se acumulan en ambos bandos, los de Dusko Ivanovic presentan un aspecto de equipo mucho más sólido que un Barça que se mostró a la deriva y que sumó su tercera derrota en seis jornadas de Liga.

Ni el esperanzador inicio, personificado en los triples de Navarro –tres seguidos- y en un Lorbek, que con siete puntos parecía unirse a la fiesta sirvió a los de Pascual, que provocaron la reacción de Ivanovic (11-20). Rápido de reflejos, el montenegrino dio entrada a Cabezas, San Emeterio y al pívot alemán Tibor Pleiss, que con sus 216 centímetros campó a sus anchas por la zona azulgrana en los compases finales del primer cuarto y en el arranque del segundo.

32 minutos de dominio vitoriano

Justo entonces, el Baskonia encadenaba un 13 a 0 demoledor que el Barça fue incapaz de contestar en los treinta minutos restantes. Mientras tanto, los vitorianos se hacían con el control absoluto de la pintura, superando bajo los dos aros en el rebote a los pívots catalanes (39 a 25 al final del choque) y se mostraban letales en defensa: llegando antes al corte e iniciando demoledores contragolpes, con San Emeterio y Nemanja Bjeliça como ejecutores.

Impotente ante el arreón de juego de los vitorianos, Pascual no encontró la tecla para cortar la hemorragia, que al descanso ascendía ya al filo de la decena (44-35). Jawai, sorprendentemente infrautilizado ante los corpulentos pívots baskonistas, se mostraba tímidamente como alternativa en la pintura. Al menos, empleando su intimidación ante el bisoño Pleiss.

Ya en el tercer cuarto, y a pesar de tener que sobrellevar los problemas de Navarro en su tobillo derecho, el Barça pareció encontrar por momentos la fórmula, empleándose en defensa ante un Caja Laboral que se sostenía gracias al acierto de Lampe y Oleson (60-54). Pero en ningún momento dio la sensación de que los azulgrana podían dar la vuelta al partido. Al triple de Marcelinho que situó al Barça a solo cinco puntos (68-63, minuto 35) siguió un nuevo parcial de 7-0 a favor del Baskonia que acabó de enterrar un partido en el que el nuevo Barça demostró que echa de menos a Mickeal y que está aún muy verde para empresas serias.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad