Oliver atribuye a Soriano la trama de espionaje del Barça

stop

El ex director general del Barça dice que desmontó la red que ordenó el expresidente de Spanair para controlar los correos electrónicos

aviones apertura_970x597

18 de febrero de 2013 (13:23 CET)

Joan Oliver, ex director general del Barça, ha manifestado este lunes que Ferran Soriano, ex vicepresidente económico del club, fue la persona responsable de contratar los servicios de una empresa para controlar los correos electrónicos de trabajadores, ejecutivos y directivos del club.

"Estoy muy satisfecho porque la Fiscalia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya ha emitido un papel diciendo que todo lo que hicimos en nuestra época fue impecable", comentó Oliver en declaraciones a Rac1. El ex director general del Barça asumió que la entidad destinó unos dos millones de euros en detectives privados "antes" de su llegada al club. Y añadió: "Según la Fiscalia, lo solicitó Soriano", expresidente de Spanair y actual director ejecutivo del Manchester City.

"¿Qué pasa en esa época? Se considera que desde dentro del club hay gente que pasa información al exterior. No se sospechaba de nadie. Por lo que yo sé, se monta un sistema para garantizar la privacidad de los correos electrónicos de la empresa. Se monta una empresa, pero no se entra en todos los correos. En 2008 lo desmontamos inmediatamente. En 2008, la remodelación de la Junta afectó también al personal del club, como el jefe de informática", aseguró el alto ejecutivo del Barça en los últimos años de Joan Laporta como presidente.

La auditoría de seguridad


En su valoración sobre la resolución de la Fiscalia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, Oliver también se refirió a "la auditoria de seguridad" que activó "para proteger" a cuatro exvicepresidentes del club: Joan Franquesa, Joan Boix, Rafael Yuste y Jaume Ferrer. "Fue una decisión mía a petición de Franquesa. Hablamos con el jefe de seguridad del club y acordamos que tenía sentido hacerlo. Y acordamos incluir a tres vicepresidentes más", argumentó el ex director general del Barça, quien negó que se tratara de una trama de "espionaje" sino de una medida de "protección" tras denunciar Franquesa, previamente, que tenía indicios de que estaba siendo vigilado.

Oliver explicó que los informes "fueron entregados por el jefe de seguridad [Xavier Martorell] a sus responsables" y agregó: "Yo nunca he visto la portada de ningún informe". En su argumentación, el ex director general del Barça aseguró que Martorell "fue quien negociaba con Método 3". "En mi vida me he reunido con ninguna agencia de detectives ni con proveedores del club", remarcó el ex director general del club.

"Reconozco que cometí un error. Siempre asumí que Franquesa hablaba en nombre de los otros compañeros de junta. Después supe que los otros vicepresidentes no tenían la misma información", esgrimió Oliver, que en el último año de mandato de Laporta tenía un sueldo de 900.000 euros.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad