Nuevo revés judicial al Barça de Bartomeu

stop

La derrota ante Joan Laporta en los tribunales por la acción de responsabilidad debilita a los gestores actuales y fortalece a los salientes

Gerard Mateo

El vicepresidente Faus, el presidente Bartomeu, el secretario Moix y el vicepresidente social Cardoner en la asamblea | V.Malo
El vicepresidente Faus, el presidente Bartomeu, el secretario Moix y el vicepresidente social Cardoner en la asamblea | V.Malo

28 de octubre de 2014 (13:08 CET)

El caso FIFA, el caso Neymar y la derrota ante Joan Laporta en los tribunales por la acción de responsabilidad sobre su gestión al frente del Barça son tres golpes en la línea de flotación de la actual junta directiva, presidida por Josep Maria Bartomeu. El club ha actuado erróneamente en los tres casos, como han reconocido sus dirigentes y la justicia. Pierden crédito y credibilidad y fortalecen a su enemigo número uno.

La acción de responsabilidad surgió en 2010 del odio de algunos de los nuevos dirigentes del Barça a los anteriores. Fue Antoni Freixa, directivo actualmente sin funciones por conocidas meteduras de pata, quien impulsó la persecución contra Laporta respaldado por el dimitido presidente Sandro Rosell. El resto de la Junta se subió al discurso. Y le ha salido el tiro por la culata. El juez considera injusto que se culpe al expresidente de las pérdidas de un ejercicio en el que apenas mandó una semana, mientras cerró los posteriores con resultados positivos.

Neymar y FIFA

Tampoco han trabajado bien los discípulos de Rosell y Bartomeu en cuestiones que afectan directamente al futuro económico, deportivo y social del club. Los oscurantismos en los contratos de Neymar y la falta de lucidez en la negociación –la rompió el mismo Freixa— con el impulsor de la demanda por los números de los contratos, Jordi Cases, han provocado la imputación de la entidad por fraude fiscal. El caso está en la Audiencia Nacional a la espera de la sentencia del juez Ruz.

En el caso de la sanción de la FIFA, con dos ventanas de fichajes sin acudir al mercado, fue principalmente Rosell el que desoyó las amenazas del organismo mundial de fútbol. El club ha incumplido la legislación en lo referente a la contratación de menores, presumiendo de que en ningún lado están mejor educados que en la Masía. La norma, en este caso, no entiende de clases.

Dos juicios para empezar el año

El 2015 empezará también movido en los tribunales. El Barça está citado en marzo y en abril por sendos juicios en los que se enfrenta a la empresa MCM, la encargada de la explotación publicitaria de la fachada de la Masía. En el primero, la compañía reclama 100 millones de indemnización en concepto de pérdidas por incumplimiento de contrato; en el segundo, pide la devolución de 180.000 euros que dejó en depósito hasta la la finalización de la construcción del centro de formación de Sant Joan Despí.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad