Ninguno de los responsables de la sanción de la FIFA sigue en el Barça

stop

Tras la dimisión de Rosell, Bartomeu ha hecho limpieza en las parcelas vinculadas a la contratación de futbolistas menores

Antonio Rossich, Sandro Rosell, Guillermo Amor y Albert Puig

31 de diciembre de 2014 (00:07 CET)

Todos los responsables de la sanción de la FIFA ya están fuera del FC Barcelona. Al menos, los que tuvieron una incidencia más directa en la contratación de los futbolistas menores de edad sin atender a los parámetros normativos que exige el artículo 19 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (RFIFA).

Sandro Rosell, presidente del Barça entre julio de 2010 y enero de 2014, era el principal responsable del club y, por consiguiente, de esta polémica situación. Aunque nunca asumió la culpa de este asunto de forma pública, Rosell fue el primero de los responsables en caer. Dimitió el 23 de enero por otro asunto que no supo gestionar, el 'caso Neymar'.

Josep María Bartomeu, entonces vicepresidente del área deportiva del club, asumió su legado. 'Barto' trató de acabar con la falta de transparencia y apostó por una política de comunicación más accesible y abierta. Con aspectos todavía pendientes de mejorar, como reconoció el presidente recientemente, Bartomeu también asumió un papel no tan agradable: renovar cargos y prescindir de directivos, ejecutivos y otros trabajadores que comenzaron el mandato de Rosell.

Amor, Puig y Rossich

Dos de los primeros en ser relevados fueron Guillermo Amor y Albert Puig, considerados desde el club como dos de los principales responsables del conflicto con la FIFA. Ellos eran los máximos responsables del fútbol base azulgrana y no supieron corregir a tiempo lo que finalmente se ha definido como un "error administrativo". Su cargo lo ocupan ahora Jordi Roura y Aureli Altimira.

El cuarto gran señalado de esta negligencia tardó más en salir del club. Antonio Rossich fue el director general del Barça hasta el pasado 22 de diciembre, cuando lo sustituyó Ignacio Mestre. Bartomeu eliminó al hombre fuerte de Rosell antes de Navidad y 11 meses después de la dimisión de su gran valedor. Sigilosamente, sin hacer publicidad explícita de ello, los cuatro responsables de la mayor sanción deportiva que se recuerda al FC Barcelona ya han 'pagado' por ello.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad