Nike y Adidas se juegan más que tres puntos en el clásico

stop

El Barça-Madrid es el escaparate perfecto para lanzar las novedades de ambas compañías

Cristiano Ronaldo y Messi

18 de marzo de 2015 (19:49 CET)

Estadio Maracaná, dos conjuntos vestidos por Adidas se disputa el honor de ser campeón del mundo. Argentina y Alemania empatan a cero cuando a falta de ocho minutos para el final, Mario Gotze, un futbolista que calza unas botas Nike, logra anotar el gol que dará a la Mannschaft su cuarto mundial. El swoosh se cuela en la fiesta de las tres barras y todos los niños del país quieren comprarse las zapatillas de su ídolo, algo que se traduce en millones de euros de ingresos.

En el Barça – Madrid de este domingo, las marcas también tienen mucho en juego, aunque poseen argumentos de peso en los dos bandos. Nike es el patrocinador oficial de los azulgranas, a los que paga 30 millones de euros al año, y de la máxima estrella madridista: Cristiano Ronaldo. Adidas, a la inversa. Abona 40 millones al club blanco y su principal embajador es Leo Messi.

En total, la compañía alemana trabaja con 11 futbolistas del Barcelona, de entre los cuales seis se presumen titulares: Claudio Bravo, Jordi Alba, Jeremy Mathieu, Ivan Rakitic, Luis Suárez y Leo Messi. La marca estadounidense por su lado, patrocina a 10 futbolistas del Madrid. Cinco saldrán de inicio: Sergio Ramos, Dani Carvajal, Isco, Luka Modric y Cristiano Ronaldo.

Espadas en alto

Para el clásico, ambas compañías han puesto en marcha su aparato de marketing y preparan novedades. Cristiano Ronaldo y Leo Messi estrenarán botas nuevas sobre el césped del Camp Nou. Las del argentino, inspiradas en su barrio de Rosario; las del portugués, brillantes y plateadas, basadas "en los trofeos a los que aspira" el 7 madridista. Ambos fieles a su estilo.

El partido coincide con las negociaciones que mantienen Nike y el FC Barcelona para renovar la fabricación de la camiseta. El conjunto catalán exige una mejora en el contrato para situarse en la élite europea (Adidas desembolsa 94 millones de euros por temporada para patrocinar al Manchester United) y la empresa alemana sigue muy de cerca las conversaciones. Robarle el Barça a la competencia sería un gran golpe al mercado.

Ambas compañías saben que lo que suceda en el terreno de juego va a repercutir en sus ventas y, aunque parezca que lo tengan todo controlado, el fútbol es imprevisible. Que se lo pregunten a Mario Gotze, o a Keylor Navas, que viste Puma.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad