Ni el banquillo puede cambiar a Messi

stop

El argentino, que volvió a ser suplente después de 370 días, sentenció al Getafe con dos goles

Messi abraza a Villa tras el gol del asturiano

15 de septiembre de 2012 (22:32 CET)

Una decisión consensuada. Que Leo Messi es poco amigo de la suplencia no es ningún secreto. Sin embargo, algo está cambiando en el vestuario del Barça con la llegada de Tito Vilanova. A cada día que pasa, el argentino es un jugador más maduro y el técnico de Bellcaire d'Empordà ha aprovechado esta circunstancia para ‘tranquilizarle' y convencerle de que, en momentos puntuales –sobre todo por precaución-, a él también le tocará pasar por el banquillo. Como no podía ser de otra forma, Messi respondió cuándo y cómo tocó. Sobre el terreno de juego y como mejor sabe: anotando dos goles que acabaron de certificar la importante victoria azulgrana en el Coliseum.

Desde el pasado 10 de septiembre de 2011, aquel empate de mal recuerdo en Anoeta (2-2), el astro argentino no dejaba de formar parte del once titular en un partido de Liga. La visita a un feudo siempre hostil como Getafe, justo después del enésimo parón liguero y a pocas horas para el estreno en la Liga de Campeones, se convirtió este sábado en el escenario ideal para inmortalizar una instantánea poco común: la presencia del mejor jugador del mundo en el banco de los no elegidos.

Dos pájaros de un tiro


Este movimiento de piezas tan inusual permitió a Vilanova encontrar solución a dos contratiempos. Por una parte, dosificar el esfuerzo del rosarino después del ‘jet lag' y de unos días en los que ha pasado más tiempo en los aviones que en los campos de entrenamiento. Y por otra, reubicar a Cesc Fàbregas en la mediapunta (o como falso nueve), donde tan a gusto se siente el ‘4' azulgrana.

Este pequeño golpe de timón no solo recuperó la mejor versión del de Arenys de Mar (de sus botas nació el primer gol de la noche, obra de Adriano), sino que permitió disminuir en 58 minutos la carga de trabajo en el cuentakilómetros de Leo, al que bastaron menos de 20 minutos para firmar dos tantos (minutos 73 y 77) que acabaron de sentenciar el partido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad