Neymar, un acierto deportivo, una chapuza administrativa