Neymar, suplente en París y gracias