Neymar reclama al Barça el trato preferente que recibe Messi

stop

El delantero brasileño pide privilegios, minutos y una mejora contractual a final de temporada

Neymar Júnior, Leo Messi y Luis Suárez celebran la victoria contra el Atlético | Facebook

17 de enero de 2015 (21:24 CET)

Neymar da Silva Santos Júnior (5 de febrero de 1992) ha dado un paso adelante durante su segunda temporada en el FC Barcelona. Alegre, pero inteligente, el delantero brasileño es consciente de ello y sabe que cualquier club del mundo estaría encantado de tenerlo en su plantilla. Es por este motivo que, de forma sibilina y sin hacer mucho ruido, ha empezado a reclamar el trato preferencial que recibe Leo Messi en el Barça.

Con discreción, que no parsimonia, Neymar pide rol de estrella. De buenas formas, sin entrar en conflictos con Messi, con el que mantiene una relación excelente. Ney, como le conocen en el vestuario del Barça, ha enviado varios mensajes indirectos a la junta directiva y al entrenador que ya no pasan desapercibidos. Desde Navidad hasta ahora, el futbolista exige más. Y no solo en el ámbito económico, aunque la maquinaria financiera del club ya trabaja en la mejora de su contrato.

Vacaciones y partidos amistosos sin avisar al club

El primer ejemplo se dio justo antes de las fiestas. Luis Enrique concedió dos días más de vacaciones a Messi para que pasase la noche de fin de año con su familia, en Rosario. Neymar, que lleva 17 goles en 21 partidos, se enteró de esta situación y reclamó el mismo trato de favor. Finalmente, Alves se les unió. Además, el exfutbolista del Santos jugó dos partidos amistosos de los que Lucho no tenía constancia.

Posteriormente, tras el Barça-Elche de Copa (5-0), Neymar aprovechó la entrevista post partido para mandar un pequeño dardo a Luis Enrique: "No me gusta salir, yo quiero jugar siempre". El futbolista estaba molesto por haber sido sustituido cuando llevaba dos goles y podía marcar su tercer hat-trick con la camiseta del Barça. Los gestos de desaprobación del brasileño al ser sustituido en segundas partes se habían visto varias veces, pero nunca hasta aquel momento se había quejado públicamente.

Le ha cogido el gusto a la entrevista post partido

No le fue mal acudir a zona mixta. Seguramente por ese motivo repitió tras el Barça-Atlético (3-1). En esta ocasión, y como jugó todo el partido, no tenía quejas. Pero se enfrentó a una pregunta complicada: "¿Quien manda más, Messi o Luis Enrique?". Con esa sonrisa tan suya, pícara, de no haber roto nunca un plato, sacó una inteligente respuesta: "Creo que Bartomeu".

Neymar, posicionado en el bando de Messi, no se quiso mojar para evitar alimentar el debate. Lo normal en cualquiera hubiese sido decir que manda el entrenador, pero no lo dijo. Tampoco podía decir que manda Messi. Sí que reconoció, tácitamente, que hubo una ruptura momentánea entre el cuerpo técnico y la plantilla: "Ya ha pasado, volvemos a estar todos juntos otra vez". Sin embargo, y a pesar de estar a favor de Messi, Ney muestra carácter. Por eso dio tres puntos a Cristiano Ronaldo para el Balón de Oro, aunque los cinco del primer seleccionado fueran para el astro argentino.

El oportunista

El futbolista brasileño tiene, además, un curioso don del oportunismo que le lleva a meter la pata. Le pasó hace un año, el mismo día en que Sandro Rosell anunció su dimisión como presidente del Barça, publicó una foto en Instagram mostrando una exagerada cara de felicidad. Se repitió una escena parecida el pasado 7 de enero, cuando el presidente Bartomeu convocó elecciones anticipadas. Neymar publicó un vídeo bailando con su cocinera.

Ney vive en su nube y es feliz. Pero tiene muy claro lo que quiere: privilegios, minutos y una mejora inminente de su contrato.